/ El establo de Pegaso: Antártida, el lago Vostok, la isla de Ross, el volcán Erebus, la expedición rusa y un poema

domingo, 16 de noviembre de 2008

Antártida, el lago Vostok, la isla de Ross, el volcán Erebus, la expedición rusa y un poema

Agua dulce y antigua



Desde niña, la Antártida es una de mis obsesiones. Tengo el vago recuerdo de que todo comenzó cuando la descubrí allá abajo, en el globo terrestre, tan sola y tan blanca, y que mi interés aumentó cuando en la adolescencia leí un libro sobre los viajes de Shackleton al Polo Sur. La isla y el mar de Ross, el volcán Erebus y el lago Vostok en el corazón de la Antártida, a 4.000 metros bajo los hielos, me parecen lugares más allá de la magia. Pues bien, ayer me entero que un equipo de científicos rusos ha regresado a la Antártida para continuar con la búsqueda del agua más pura y antigua del planeta.
Esta expedición intentará alcanzar la superficie del lago Vostok y tomar muestras de agua, consiguiendo lo que no pudo lograr otra que le precedió, en el año 2007, ya que tuvo que suspender las perforaciones cuando se encontró con una capa de cristal de hielo de gran solidez. "Tenemos que perforar aún 80 metros de hielo para llegar a la superficie del lago", ha dicho un portavoz del comité de investigación del Instituto Meteorológico de Rusia. Y parece ser que este equipo espera conseguirlo a principios del próximo año, accediendo a un embalse natural que ha permanecido sellado entre 500.000 y más de un millón de años.
Con cerca de 300 kilómetros de largo, 50 de ancho y casi mil metros de profundidad en algunas zonas, el Vostok es una masa de agua dulce en estado líquido que se encuentra en corazón de la Antártida. Tiene una superficie de 15.690 kilómetros cuadrados, similar a la del lago siberiano Baikal y los primeros indicios de su existencia se remontan a los años sesenta. Hace apenas tres años, en 2005, se pudo ver que el Vostok albergaba una isla en su centro.
Intereses económicos a parte; se me ocurren muchas preguntas como, ¿está la tecnología preparada para no contaminar estas aguas?, ¿qué pasará con formas de vida que han permanecido aisladas durante millones de años?.



A veces me da por meterme en google earth y me encuentró imágenes como ésta. Pertenece a la zona del volcán Erebus y el mar de Ross.


El lago Vostok cae por aquí, en las coordenadas: 77° Sur, 105° Este, cerca de la base rusa del mismo nombre, en este lugar se registró la temperatura atmosférica más baja de todos los tiempos: -89º C, por lo que se identifica a este espacio como el Polo Frío.



Documento sobre el Vostok

Entre otras cosas, para mi la Antártida representa la Alquimia, el universo congelado en cristales. Añado a esta entrada un poema, que aunque ya tiene unos añitos, expresa mi sentimiento hacia esta maravilla de continente.

"Nuestro firmamento es agua congelada a semejanza del cristal"
Della Rivera MONDO MAGICO

I

Has encendido un fuego que mantiene juntos
el mar Rojo y el de Ross
mientras yo inútilmente invoco las palabras
y cruzo el abismo que me separa del verbo
nombrando el umbral con otro nombre.
Ardo,
Etiopía y la Antártida son fuego con el fuego
y ahora que el Erebus comenzó a rugir
son palabras envueltas con cenizas.

II

Del Edén a Valparaiso
ardo y camino sobre el agua.
He nombrado el umbral con otro nombre
y el verbo me ha traído hasta aquí,
hasta este inmenso campo de amapolas
que se desliza ladera abajo del Erebus.
Bajo el volcán, junto al mar de Ross
escucho al mismo tiempo el sonido del infierno y de las flores.
Entre el humo el vuelo errante del albatros
nos anuncia el juicio y el cortejo.
El apocalipsis ha bajado hasta aquí.
Junto al mar
una trompeta atraviesa las cuatro posibles direcciones del espacio.

El albatros, arcángel Miguel sobre el Erebus,
resquebraja el sudario sin fin del hielo y la memoria.
Y puedo sentir el latido casi sordo de las olas,
el sabor de tu lengua con gusto de cenizas,
y todas las palabras que he nombrado
y que giran lentas en el fuego de la rueda.

III

Del mar Rojo al de Ross
ardo y camino sobre el fuego
girando contigo y con el verbo.
Rotando hacia el umbral más oscuro
del eclipse de sol al sol negro.
El sendero del sur me ha traído hasta aquí
tan lejos del dios de las ratas de Etiopía
de las guirnaldas de rosas negras que ceñiste en mi vientre.

El toque de trompeta me agita en un círculo sin fin
y me mantiene inmóvil en el centro,
me disuelve en el agua,
me coagula en el hielo,
me calcina en el líquido ardiente de la lava,
me convierte en cenizas tan leves como el verbo.

IV

Ardo.
Desde el fondo de un sepulcro de hielo
contemplo el universo congelado en cristales.
El fuego es una espada de luz recién desenvainada
marcando el centro de mi pecho.
Entre las cenizas
se consumen aún pedazos de mi cuerpo
mezclados con rescoldos de nostalgia.

Esta tumba es ahora una encrucijada
entre el Edén y Valparaiso,
Etiopía y la Antártida,
el mar Rojo y el de Ross,
y desde ella, allá arriba, contemplo el firmamento.
Bajo mis pies una antorcha
y con ella, allá abajo, contemplo el firmamento.
Giro y estoy inmóvil
en esta cripta que separa el cielo y el no cielo.


"Entonces descenderá el fuego celestial e iluminará la tierra con gloria inconcebible. La corona de tus labores se te traerá, cuando nuestro sol se siente el sur, reluciendo con rojez incomparable. Esta es nuestra Tiria, nuestro basilisco, nuestra amapola roja, nuestro león que devora todas las cosas. Esta es nuestra luz verdadera, nuestra tierra glorificada".
Philalethes Eireneus. RIPLEY REVIVIDO. 1678.

Elena Soto. Este poema forma parte de un proyecto sobre el Tarot y representa a la carta del Juicio.

Un blog Antártico

Blogalaxia Tags

11 comentarios:

Jordim dijo...

Lo de Google earth es un vicio, se me puede hacer de día..

saludos..

Paula Malugani dijo...

Qué hermosos versos para recorrer, ese 'hielo abrazador, o fuego helado', fue un paseo intenso. Gracias.

Establo Pegaso dijo...

Siempre nos quedará la imaginación y Google earth

Virginia · Hilario dijo...

Maravilloso. Me he acordado también de los ensayos de Guenon apropósito del cambio de orientación "polar" por el actual sajón del "norte".
Lo de la isla enterrada también lo nombra él como símblo del axis mundi.

Abrazo

Establo Pegaso dijo...

Pues sólo nos faltaba que las perforaciones jodieran el axis mundi.

JESUS ZOMEÑO dijo...

A mi también me fascina la Edad Heroica de la exploración antártica. ¿Has leido EL PEOR VIAJE DEL MUNDO, de APSLEY CHERRY-GARRARD?, ese libro relata la lírica del blanco, el esfuerzo y la juventud. El autor, aristócrata evadido de su circunstancia, jamás volvió a vivir lo que sintió con aquella expedición de Scott y eso le marcó. Jamás fué tan feliz, después escribió el diario muchos años después y la nostalgia rezuma... En fin, mucho que hablar (colecciono libros de las expediciones polares... es una debilidad)

Establo Pegaso dijo...

Vaya si lo he leído y en mi memoria quedó la historia de Cabo Evans en la isla de Ross cuando tuvieron que dormir a la intemperie. Creo que esta obra tuvo que ver a la hora de escribir el poema A la isla de Ross en la distancia, que está en una de las entradas del blog por si quieres darle un vistazo.

Establo Pegaso dijo...

Por ciero Jesús, leeré Lengua Azul, porque aunque la colgué en el blog no la he leido; pero le dediqué la entrada porque lo que decías sobre ella me atrajo. Y ¿sería posible el poema LENGUA AZUL DE LOS BUEYES QUE CORREN HACIA EL CIELO?. Es que tengo una especial debilidad por la poesía. La postearia junto con el libro.
graciñas

JESUS ZOMEÑO dijo...

Tendría que buscar el poema. Escríbeme a diariosdehelena@msn.com y te mando un libro de poemas, quizá te gusten más que los relatos y te estoy agradecido. Volviendo a la Antartida y a Cherry, la búsqueda del huevo de pinguino es el ejemplo de los ideales absurdos por los que uno muere, por los que uno entrega la vida a falta de otros ideales mejores. Lo absurdo nos justifica en ausencia de lo absoluto.

El-Al-Eim dijo...

Se me ocurre que tal vez el interior de ese lago sea el sitio más remoto en este planeta que uno pueda imaginar, te imaginas caer tal vez por una grieta o agujero allí dentro? Qué desolación! y qué maravilla. Comparto fascinación con todo esto que veo por aquí, con los lugares, más que con las personas o los actos, pero infinitamente más... un saludo!

Establo Pegaso dijo...

El lugar debe ser fascinante. Lo que me gustaría verlo por un agujerito, pero el que quieren hacer los rusos.
Cuando escribí este post yo estaba muy preocupada por lo de las prospecciones rusas. Me parecía una locura. Hace unos seis meses me enteré que se estaba reconsiderando todo el asunto, pues el Comité Científico Antártico pensaba que no había garantias y que se podía contaminar un espacio con información muy valiosa.
Un saludo.