/ El establo de Pegaso: 2011

sábado, 24 de diciembre de 2011

Carl Sandburg



New Hampshire otra vez

Recuerdo las oscuras aguas de invierno,
recuerdo esbeltos abedules blancos,
recuerdo soñolientas colinas al atardecer,
recuerdo haber atravesado en tren a todo lo largo de New Hampshire.
Recuerdo una estación llamada “Halción”, y a un guardafrenos
gritando a los pasajeros “Halción, Halción”.
Recuerdo haber oído decir a los buscadores de oro que
apenas sacaban para hacer un anillo de bodas.
Recuerdo a un muchacho diciéndome: que su padre
recibía cartas con sólo la dirección “Robert Frost, NewHampshire”.
Recuerdo un antiguo refrán irlandés: “Tendrá cara
de violín y el que lo vea lo amará”.
”Tengo un recuerdo, dos recuerdos, diez recuerdos; tengo
un pequeño envoltorio de recuerdos en un pañuelo.
Una estrella que sale pronto en la tarde sobre una cuna de luna
un río oscuro salpicado de estrellas tardias.
Los faros de un automóvil como un embudo de luz subiendo una colina,
un tiro de caballos arrastrando un trineo cargado de leña,
un niño con esquís incorporándose tras la caída.
Recuerdo vueltas y más vueltas, atravesando en tren
Por los caminos de New Hampshire: Guardo un pequeño envoltorio lleno de recuerdos.

New Hampshire again

I remember black winter waters,
I remember thin white birches,
I remember sleepy twilight hills,
I remember riding across New Hampshire lengthways.
I remember a station named “Halcyon,
” a brakeman calling to passengers “Halcyon‼ Halcyon‼”
I rermember having heard the gold diggers dig out only enough for wedding rings.
I remember a stateley child telling me her father gets letters adressed “Robert Frost, New Hampshire.”
I remember an old Irish saying, "His face is like a fiddle and every one who sees him must love him."
I have one remember, two remembers, ten remembers; I Have a little handkercheif bundle of remembers.
One early evening star just over a cradle moon,
One dark river with a spatter of later stars caught,
One funnel of a motorcar head-light up a hill,
One team of horses hauling a bobsledload of wood,
One boy on skis picking himself up after a tumble―
I remember one and a one and a one riding across New Hampshire lengthways: I have a little handkercheif bundle of remembers.

Bilbea
(De una tablilla babilónica)

Bilbea, estuve en Babilonia la noche del sábado.
No te vi por ningún lugar.
Estuve en el sitio de siempre y estaban las otras chicas, pero no Bilbea.

¿Te has ido a otra casa? ¿O a otra ciudad?
¿Por qué no escribes?
Lo siento. Volví apesadumbrado.

Dime cómo te va.
Mándame alguna carta.
Y cuídate.

BILBEA
I was in Babylon on Saturday night.
I saw nothing of you anywhere.
I was at the old place and the other girls were there, but no Bilbea.

Have you gone to another house? or city?
Why don’t you write?
I was sorry. I walked home half-sick.

Tell me how it goes.
Send me some kind of a letter.
And take care of yourself.

SOUTHERN PACIFIC
Huntington duerme en una casa de seis pies de largo.
Huntington sueña con ferrocarriles que él construyó y poseyó.
Huntington sueña con diez mil hombre que dicen: Sí,señor.

Blithery duerme en una casa de seis pies de largo.
Blithery sueña con railes que él colocó.
Blithery sueña que dice a Huntington: Sí, señor.

Huntington,
Blithery, duermen en casas de seis pies de largo.


HUNTINGTON sleeps in a house six feet long.
Huntington dreams of railroads he built and owned.
Huntington dreams of ten thousand men saying: Yes, sir.

Blithery sleeps in a house six feet long.
Blithery dreams of rails and ties he laid.
Blithery dreams of saying to Huntington: Yes, sir.

Huntington,
Blithery, sleep in houses six feet long.

Carl Sandburg (1878 -1967) The Complete Poems

martes, 13 de diciembre de 2011

Julio Huasi




humanería

el hombre es una estrella orgánica formada
por siete décimas partes de agua (impía);
el resto es un sólido furor, un fuego obseso
que lo incinera tenuemente en la olla mundial,
sus cinco puntas crepitan apasionadas.
Mi conmoribundo es una burbuja crucial, un gas equívoco,
una ebullición que rota sin aliento
y es muy riesgoso calentarse en demasía,
uno exhala un humito y se evapora.
Seres tan líquidos unos beben a los otros
y éstos perdidas por perdidos, en el último
suspiro de su deshidratación bramando
escupen llamas, arman un gran hervor final
para abolir la succión del hombre por el hombre.

Del poemario “Sangral América”

la pieza

apenas quepo, me estrello conmigo a cada rato,
mis fantasmas no pueden hacer uso de rincones
ni botellas, estamos todo el día frente a frente,
un día sacamos la navaja y habrá sangre.
Tu recuerdo de fuego, tu inolvidable aroma
tengo que llevarlo en las costillas, no hay otro lugar
y cuando entre el sol –de canto- yo me voy,
me descuelgo, no cabemos los dos juntos.


cosmópolis

conversó largamente con epicuro antes de saltar de su caballo
y ponerse en la boca aquel smith and wesson 44 imitación
con el que se trabucara los soles y estrellerías de chile
para beberse toda la muerte de un solo trago
y seguir rugiendo por sus cráteres, remezón de bardos cíclopes.


a
miguel ángel bustos
augusto carmona
haroldo conti
roque dalton
víctor jara
augusto olivares
mauricio rosencof
roberto santoro
francisco urondo
rodolfo walsh
y todos, todos
los hermanos,
donde estén

tu frío es más antiguo que los pobres
y tus vientos, darling, penetran por mis tajos,
me terminan de esparcir por tu nochumbre
blue cual un largo asesinato sin aullidos, muy love.
huyo de tus bayonetas goteantes, ranger mía,
me arrastro por el túnel de mis huesos
que ya no tienen sitio para mí, yo que
les di de comer, preciosa, antes del holocausto.
tiritan las uñas, las torres y las calaveras
resuenan sus dentaduras resecas
que dios olvidó desconectar, salgamos
a bailar, baby, es nuestra pieza preferida.
y están vacíos tus bares y colmadas tus plazas, dolly,
humanerías carneadas flamean en tus faroles
una luz rosada sobre tu rocío que cae en
panes tibios, fragantes aún a harina de cadáveres,
my sweet, déme un beso reina, mejilla a mejilla
sigamos el swing, la música suave de los tanques
que laminan a tus niños prófugos contra el dulce asfalto,
dancemos al compás de los disparos, cariño, y las
sirenas sicodélicas de tu Cacería Strip,
de pie, muertitos, es el himno nacional.
piedad, piedad, por qué me has abandonado.

De su libro “Asesinaciones”

Julio Ciesler, conocido como Julio Huasi (1935-1987)

domingo, 4 de diciembre de 2011

Icebergs de Louis MacNeice



Icebergs

Si los icebergs fueran cálidos bajo el agua
no nos causarían tanto dolor sus bordes ásperos;
Acunados arriba y abajo por el oleaje
podrían indicar que todo iba bien.


Pero los icebergs son fríos en el agua oscura,
su base fría como el blanco de su cima,
y los que bucean para comprobarlo
no encuentran señales que indiquen lo contrario.

No hay palabras bajo el agua,
ni tampoco frases, ni mucho menos
Sentencias -excepto la
que dice que la vida se ha acabado.

Y que lo que tenías de ella tan sólo era
una novena o décima parte; el resto es solo
desdén para los que se atrevieron a creer
que los icebergs eran cálidos bajo el agua.


Icebergs

If icebergs were warm below the water
One would not wince at their jagged tops;
Lifting and dipping on the swell
They still might signal all was well.

But icebergs are cold in the dark water,
Cold their base as white their crest,
And those who dive to check the fact
Can find no signal to retract.

There are no words below the water,
Let alone phrases, let alone
Sentences–except the one
Sentence that tells you life is done

And what you had of it was a mere
Ninth of tenth; the rest is sheer
Snub to those who dared suppose
Icebergs warm below the water.

Louis MacNeice (1907-1963) del poemario "Prayer before Birth" (Oración antes de nacer)

jueves, 1 de diciembre de 2011

Meciendo el cielo




Se arropa la luna entre las astas del ciervo
va entrando en el sueño
va entrando en el bosque
se enreda en los arbustos
descorteza los troncos
abreva silenciosa en la fuente del roble
¿puede el agua mecer al cielo y reflejar su cara oculta?

sábado, 26 de noviembre de 2011

Daigu Ryokan




Crepúsculo... Se levanta el humo desde la aldea,
un ganso de invierno grazna en el cielo,
el viento sopla por los pinares.
Solo, con el cuenco de arroz vacío,
tomo el camino de regreso.

********************


Con el cayado en la mano, voy por la orilla del río
hacia la aldea.
La nieve permanece indecisa, pero el viento del Este trae
las primeras noticias de la primavera.
El canto de un uguisu deambula entre los árboles;
la hierba comienza a mostrar un toque de verde oscuro.
Me encuentro por casualidad con un viejo amigo.
Sentados en una colina, mirando el valle, conversamos.
Más tarde, en su cabaña, abrimos muchos libros
y bebemos té.
Esta noche estoy traduciendo en verso la escena
de la tarde...
Flores de ciruelo y poesía, ¡qué maravillosa combinación!

*****************

N MATSUNO-O

Ha comenzado el noveno mes; mientras caminamos
hacia Matsuno-o
un ganso solitario pasa por el cielo
y los crisantemos están en plena floración.
Los niños y yo llegamos a este bosque de pinos.
Hemos viajado una distancia muy corta,
pero el mundo está a cientos de millas de aquí.

*****************

Me siento en silencio a escuchar las hojas que caen...
Una cabaña solitaria, una vida de renunciación.
Se esfuma el pasado y olvido las cosas.
La manga de mi túnica, humedecida por las lágrimas.

***********************

La vida es como una gota de rocío,
vacía y fugaz;
se han terminado mis años
y ahora, frágil y tembloroso,
debo desvanecerme.

Ryokan (1758-1831) monje budista Zen, calígrafo y poeta que vivió en Niigata (Japón).
Las versiones son de Carlos A. Castrillón. Tomadas del Libro Poemas-Chinos, publicados en Sepia Editores 1996

viernes, 4 de noviembre de 2011

Lágrimas negras



La mar que no descansa
acuna en su regazo calamares gigantes,
les susurra a media ola la historia de Moby Dick.
Temerosos se estremecen,
estrechando con fuerza su cuerpo al del océano.
Brama el oleaje,
alertando del gran monstruo blanco.
Late con fuerza la tinta de los calamares gigantes,
y la mar rumorea incansable
mientras lloran lágrimas negras.

viernes, 28 de octubre de 2011

Chico Ostra sale de casa



Chico Ostra sale de casa
El día de Hallowen,
Chico Ostra decidió disfrazarse de humano.

Oyster Boy steps out
For Halloween,
Oyster Boy decided to go as a human.

Tim Burton

"The Melancholy Death of Oyster Boy" La melancólica muerte de Chico Ostra

miércoles, 19 de octubre de 2011

Las primeras imágenes del ALMA



Las primeras imágenes del ALMA (Atacama Large Millimeter Array)

Espirales tejidas con alas de libélula y mariposa Morpho
Las primeras imágenes del ALMA,
escamas frágiles de polvo en la memoria del Universo,
se desprenden
y atraviesan regiones tenebrosas
al latido de 16.000 millones de millones por segundo.
El firmamento también fue un niño frágil
apenas reconocemos su carita de antaño
en la Gran Nube de Magallanes o en la galaxia de Andrómeda.
Quizá sea consciente de que va hacia el gran desgarramiento
olvidando que en la infancia temió a la energía oscura.


Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, ALMA

El proyecto está siendo construido en el llano de Chajnantor, a 5.000 m de altitud, en el desierto de Atacama, zona norte de Chile. ALMA revolucionará la astronomía moderna al permitirnos vislumbrar la formación de las estrellas en los albores del Universo y obtener imágenes extremadamente detalladas de estrellas y planetas en proceso de nacimiento.

miércoles, 12 de octubre de 2011

El tigre del Guadarrama de Vainica Doble



El tigre del Guadarrama




Rodé haciendo la croqueta
por una larga pendiente alegremente,
consciente de que mi meta
era al fin hallar la muerte.

Se abrazaron los helechos a mi pecho
obstáculo ligero a lo inminente.
Por si acaso, a mi paso y con los dientes,
iba arrancando setas,
eligiendo cuidadosa
aquellas más venenosas:
las amanitas faloides,
las amanitas virosas.

Varias veces dio mi frente
contra el duro granito jaspeado
disfrazado con verde sombrerito
de musgo floreado
apariencia inocente
que oculta cuarzo, mica y fesdelpato
(también perdí un zapato)

Luego, de bruces,
fui a dar en el arroyo
"ploc, ploc, ploc",
alegres montañeros federados
entonaban los aires del Tirol:
"iulereiriu. iulereiruiuuuuuuuu...".

Cegáronme las luces
que pone el sol en lomos de bermejas
humildes pececillos de secano;
la campana del pueblo más cercano
convocaba a las viejas.

Todo el arroyo serrano
se introdujo por mi boca de repente;
colgado de una roca,
un barbo me observaba indiferente.

Recibí la visita del milano,
del buitre carroñero
y su hermano menor don Alimoche,
rapaces en sus gustos muy exigentes.

Me aliñaron con exceso
tomillo, salvia y cantueso;
luego en mi se hizo la noche.

Un dominguero cantaba una canción
mientras lavaba el coche.

Antares del Escorpión
me hacía guiños rojizos,
la Polar me reclamaba
a la región de los fríos.

Del fuego del corazón
huía la débil llama,
yo no entendía porqué
dormía en el río aquél
sin camisón ni pijama.

El Tigre del Guadarrama
Silencioso y a paso lento, lento
Se acercó hasta mí
Husmeando el viento

Y bebió de la corriente en mi cama
En reposo, suavemente
Y luego se alejó, con sumo tiento,
Blandas zarpas de algodón en rama

Yo no le vi
pero sentí su aliento.

Tema del disco El tigre del Guadarrama, 1981, de Vainica Doble, dúo formado por Carmen Santonja y Gloria Van Aerssen.

sábado, 1 de octubre de 2011

Ledo Ivo




Las luces del aeroùerto corren como arlequines

En los pasos a nivel, silban los trenes de carga
llevando los maniquíes que abastecen los sueños.

Y yo soy lo que parte. Y queda. Y vuela. Y permanece.
Una luz de faro divide el universo.
Mi mano busca en lo oscuro un cuerpo nupcial.

Lamo la sal sigilosa de las conchas entreabiertas.
El silencio detenido entre raíces y lianas
abre una senda solar en un acueducto.

El bochorno sostiene la claridad.
El día es un relámpago despedazado.
Un cono de sombra me esconde de mí mismo.

Y el día pasa como una hormiga. Los días pasan
como la brisa entre velas desplegadas.
Los días pasan y traen siempre la muerte.

Digo adiós a mí mismo en la víspera de la tiniebla.
Y ahora la noche desciende. Trae la causa perdida.
Mi mano ya no toca el cuerpo bienamado.

Un sol negro ilumina la noche de mi alma
pero yo quiero otro sol, la intensa claridad
del día material que se abre como una puerta.

Sólo me siento completo con mi sombra
y la máscara de todo lo que dejé de ser.
Mi sol inhabitable nace en cualquier horizonte.

Sólo al viento que sopla le confío mi espanto.
Preciso ser exacto e impenetrable
Para ser entendido por el día que pasa.

Un vuelo de gavilán acompaña mis pasos
en dirección a la vida, en dirección a la muerte,
bajo la indiferencia de un sol inextinguible.

Veo la muerte oculta en un rayo de sol:
sobra del arrebol, nido de ningún pájaro
y abolición del vuelo sobre cualquier páramo.

Poema de Réquiem de Lêdo Ivo. Premio Casa de las Américas 2009.

Los pobres en la estación de autobuses

Los pobres viajan. En la estación de autobuses
levantan los pescuezos como gansos para
.........mirar
los letreros del autobús. Sus miradas
son de quien teme perder alguna cosa:
la maleta que guarda un radio de pilas y una
.........chaqueta
que tiene el color del frío en un día sin
.........sueños,
el sandwich de mortadela en el fondo de la
.........mochila,
y el sol del suburbio y polvo más allá de los
.........viaductos.
Entre el rumor de los alto-parlantes y el
.........traqueteo de los autobuses
temen perder su propio viaje
escondido en la neblina de los horarios.
Los que dormitan en las bancas despiertan
.........asustados,
aunque las pesadillas sean un privilegio
de los que abastecen los oídos y el tedio de
.........los psicoanalistas
en consultorios asépticos como el algodón
.........que tapa
la nariz de los muertos.
En las filas los pobres asumen un aire grave
que une temor, impaciencia y sumisión.
¡Qué grotesco son los pobres! ¡Y cómo
.........molestan sus olores aun a la distancia!
No tienen la noción de los conveniente, no
.........saben portarse en público.
El dedo sucio de nicotina restriega el ojo
.........irritado
que del sueño retuvo apenas la legaña.
Del seno caído e hinchado un hilillo de leche
escurre hacia la pequeña boca habituada al
lloriqueo.
En los andenes van y vienen, saltan y
aseguran maletas y paquetes,
hacen preguntas impertinentes en las
.........ventanillas, susurran palabras misteriosas
y contemplan las portadas de las revistas con
aire espantado
de quien no sabe el camino del salón de la
.........vida.
¿Por qué ese ir y venir? ¿Y esas ropas
.........extravagantes,
esos amarillos de aceite de dendé que lastiman
.........la vista delicada
del viajero obligado a soportar tantos olores
.........incómodos,
y esos rojos chillantes de feria y parque de
.........diversiones?
Los pobres no saben viajar ni saben vestirse.
Tampoco saben vivir: no tienen noción del
.........confort
aunque algunos de ellos tengan hasta televisión.
Verdaderamente los pobres no saben ni morir.
(Tienen casi siempre una muerte fea y de mal
.........gusto)
Y en cualquier lugar del mundo molestan,
viajeros inoportunos que ocupan nuestros
.........lugares
aun cuando vayamos sentados y ellos viajen
.........de pie

Ledo Ivo, de La noche misteriosa

Lectura poética

sábado, 24 de septiembre de 2011

En la cuerda floja




Oficialmente comienza el otoño y los científicos nos sorprenden con que los neutrinos se mueven a velocidades superiores a la de la luz.
La Teoría de la Relatividad en la cuerda floja.
Las levaduras comienzan a fermentar el mosto de los primeros racimos y he quedado contigo cuando caiga la tarde.
La inclinación de la sombra de los árboles y la inclinación de mi propia sombra me indican que, según lo acordado, el planeta sigue girando.
Pero ¿intuye la luz cuando puede ser talada?
Quizás esta tarde no acudas.
Mi corazón, como la Teoría de la Relatividad, está en la cuerda floja.

La tarde del 22 de septiembre de 2011 un grupo de investigadores anunció que los neutrinos, partículas elementales de materia, superaron ligeramente la velocidad de la luz, considerada hasta ahora como un ‘límite insuperable’.
Según sus mediciones, los neutrinos recorrieron los 730 kilómetros que separan las instalaciones del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN) en Suiza y el laboratorio subterráneo de Gran Sasso (Italia) a una velocidad de 300.006 kilómetros por segundo, es decir, 6 km/s más rápido que la velocidad de la luz. Si fueran más rápido que la luz, podrían viajar al pasado, moviéndose en un espacio-tiempo curvo, acortando el camino por una nueva dimensión.





De momento, todo está en la cuerda floja

jueves, 22 de septiembre de 2011

Agustín García Calvo



Poemas de Agustín García Calvo versionados por Chicho Sánchez Ferlosio y Amancio Prada

La gracia nevando



Don din
din dan
ya.
La gracia nevando
y el puerco sangrando
la perla temblando
la llama llamando
y el chantre cantando
y el ama amasando
nevando
la gracia en la ciudad
sin fe.
Dónde, dónde, dónde fue.
Pues aquí
pues allá
no sé...
Pero ¿qué más da?
La luna rocío
el sol su sed
el rico oro
el pobre palidez.
Eh, eh
ah, ah.
Uno solo tiene aquello que da.
Don din
din dan
ya.
Nacida la vida
la peña florida
la loba dormida
la casa caída
la leche vertida
la cierva parida
la vida
nacida de la mar
sin fe.
Cómo, cómo, cómo fue.
Pues así
pues asá
no sé...
Pero ¿qué más da?
Tristeza el espejo
los ojos miel
amor el hombre
justicia la mujer.
Eh, eh
ah, ah.
Lo que olvide uno
todo eso sabrá.
Don din
din dan
ya.
La grana granada
y el alba alborada
la mora morada
la pólvora helada
la carne encarnada
la sombra asombrada
granada
la grana de la paz
sin fe.
Cuándo, cuándo, cuándo fue.
Pues ayer
pues será
no sé...
Pero ¿qué más da?
La cal delirio
el vino pez
el reo cáñamo
y terciopelo el juez.
Eh, eh
ah, ah.
Cuando ciegue el alma
el ciego verá.
Don din
din dan
ya.
La muerte muriendo
y el río riendo
y el papa paciendo
y el lirio liriendo
y el credo creyendo
y adán sin atuendo
de estrella en estruendo
reverdinaciendo
muriendo
muriendo la fidelidad
sin fe.
Cuándo, cómo, dónde, qué.
Te diré
pues verás
no sé.
Pero ¿qué más da?
Eh, ah.
Todo lo que esperes
jamás lo verás.
Don din
din dan
din don dan.

(Version de Chicho Sánchez Ferlosio).

Solo de lo negado canta el hombre
Poema de Agustín García Calvo, cantado por Amancio Prada.



Solo de lo negado canta el hombre,
solo de lo perdido,
solo de la añoranza,
siempre de lo mismo.

Cuando cerro para siempre el huerto
la cancela de espinos,
entonces inventó la queja de la lira,
la flauta del suspiro.

Y desde entonces solo canta
en su torre el cautivo.
a su rueca la esclava,
el desterrado en el navío.

De la jaula aletea y sangra
el pájaro desconocido;
salir quiere y no puede,
su jaula es el mismo.

Y por eso el minero canta,
por un sol de oro limpio.
Canta el pobre, la pena canta,
no canta el rico.

Entre las piernas de la amiga,
vida busca el amigo,
y se encuentra con un tesoro,
de verdes ojos fríos.

Y así es como canta el hombre,
por su niño antiguo,
y la boca, sin pan y sin besos
y el cielo vacío.

Siempre de la añoranza,
de lo negado, de lo perdido.
Siempre de lo de otro,
nunca de lo mío.


Tu cuya mano
(Versión de Amancio Prada y Chicho Sánchez Ferlosio)



¡Quieta ahí, fiera!



Agustín García Calvo (Zamora,1926)

Más poemas de este autor

sábado, 17 de septiembre de 2011

Gonzalo Millán

La ciudad



Amanece.
Se abre el poema.
Las aves abren las alas.
Las aves abren el pico.
Cantan los gallos.
Se abren las flores.
Se abren los ojos.
Los oidos se abren.
La ciudad despierta.
La ciudad se levanta.
Se abren llaves.
El agua corre.
Se abren navajas tijeras.
Corren pestillos cortinas.
Se abren puertas cartas.
Se abren diarios.
La herida se abre.

Sobre las aguas se levanta niebla.
Elevados edificios se levantan.
Las grafias levantan cosas de peso.
El cabrestante levanta el ancla.
Corren automóviles por las calles.
Los autobuses abarrotados corren.
Los autobuses se detienen.
Abren las tiendas de abarrotes.
Abren los grandes almacenes.
Corren los trenes.
Corre la pluma.
Corre rápida la escritura.

Los bancos abren sus cajas de caudales.
Los clientes sacan depositan dinero.
El cieno forma depósitos.
El cieno se deposita en aguas estancadas.
Varios puentes cruzan el rio.
Los trenes cruzan el puente.
El tren corre por los rieles.
El puente es de hierro.
Corre el tiempo.
Corre el viento.
Traquetean los trenes.
De las chimeneas sale humo.
Corren las aguas del rio.
Corre agua sucia por las cloacas.
Las cloacas desembocan en el rio.
Las gallinas cloquean.
Cloc cloc hacen las gallinas.
De la cloaca sale un huevo.
El rio es hondo.
El rio es ancho.
Los rios tienen afluentes.
Los afluentes tienen cascadas.
Los afluentes desembocan en el rio.
Las avenidas son anchas.
La calle desemboca en ia avenida.
El rio desemboca en el mar.
El mar es amplio.

Del poemario La ciudad editado en 1979 en Quebec.



El río invierte el curso de su corriente.
El agua de las cascadas sube.
La gente empieza a caminar retrocediendo.
Los caballos caminan hacia atrás.
Los militares deshacen lo desfilado.
Las balas salen de las carnes.
Las balas entran en los cañones.
Los oficiales enfundan sus pistolas.
La corriente se devuelve por los cables.
La corriente penetra por los enchufes.
Los torturados dejan de agitarse.
Los torturados cierran sus bocas.
Los campos de concentración se vacían.
Aparecen los desaparecidos.
Los muertos salen de sus tumbas.
Los aviones vuelan hacia atrás.
Los rockets suben hacia los aviones.
Allende dispara.
Las llamas se apagan.
Se saca el casco.
La Moneda se reconstituye íntegra.
Su cráneo se recompone.
Sale a un balcón.
Allende retrocede hasta Tomás Moro.
Los detenidos salen de espalda de los estadios.
11 de Septiembre.
Regresan aviones con refugiados.
Chile es un país democrático.
Las fuerzas armadas respetan la constitución.
Los militares vuelven a sus cuarteles.
Renace Neruda.
Vuelve en una ambulancia a Isla Negra.
Le duele la próstata. Escribe.
Víctor Jara toca la guitarra. Canta.
Los discursos entran en las bocas.
El tirano abraza a Prat.
Desaparece. Prat revive.
Los cesantes son recontratados.
Los obreros desfilan cantando.
Venceremos.

Gonzalo Millán (Chile, 1947-2006),

Esta entrada es para/de Luz (como quien dice la ha hecho ella)

jueves, 15 de septiembre de 2011

Animal de presa de Laura Yasan



animal de presa

apenas entré al circo
me enamoré del domador
dormí en la jaula de los leones
era la más temible
la más amaestrada
todavía enloquezco ante la carne cruda
extraño tanto los aros de fuego
el cuero húmedo del látigo
y ese instante sublime
su cabeza hasta el cuello sumergida en mis fauces
¿creías que era un acto de rutina?
sus delicadas vértebras
su aliento entre mi aliento

ahora duermo en la jaula
de las presas comunes

Laura Yasan (Buenos Aires, 1960)su poemario animal de presa ha conseguido el XXVIII Premio Carmen Conde de Ediciones Torremozas.

martes, 13 de septiembre de 2011

Putes i consentits Antonina Canyelles

Presentació-recital Museu d’Història de Catalunya



BABEL

Enguany els Reis d'Orient
ens han portat carbò i ciment.

El carbó, per putes i consentits.
El ciment, per reforçar la torre.

Antonina Canyelles 34 poemes inèdits Lapislàtzuli Editorial.

Presentació-recital de Putes i consentits (antologia poètica), de Antonina Canyelles. Dimecres, 14 de setembre a les 20:00 hores a la terrassa del Museu d’Història de Catalunya. Plaça Pau Vila 3 (Palau de Mar).

domingo, 11 de septiembre de 2011

El árbol de los libres.

Poetas de la Generación NN de Chile



A las 8.42 horas del 11 de septiembre de 1973, la Cadena Democrática emite la primera proclama militar. Allende debe hacer entrega inmediata de su cargo a la junta de gobierno, integrada por los jefes supremos de las fuerzas armadas: Pinochet, Leigh, Merino y Mendoza.
A las 10.15, a través de Radio Magallanes(la única pro-gubernamental aún no silenciada), Allende emite su a la Nación su último mensaje.
A las 10.30 los tanques abren fuego contra la Moneda, les siguen las tanquetas y los soldados.
Alrededor del mediodía, los aviones Hawker Hunter de la Fach, inician su ataque a La Moneda, disparando en cuatro oportunidades sus cohetes Sura P3 sobre la casa de gobierno; el daño causado es devastador. Tal como lo demuestran los videos hechos por los canales de televisión, desde la azotea del Hotel Carrera frente al costado oeste de la Plaza de La Constitución.
A las 14.38, Carvajal le informa a Pinochet y a Leigh: "Hay una comunicación, una información de personal de la Escuela de Infantería que está ya dentro de La Moneda. Por la posibilidad de interferencia, la voy a transmitir en inglés: They say that Allende commited suicide and is dead now".
Los bomberos apagaron el fuego de La Moneda entre las 14:30 y las 16 horas. Se declaró el toque de queda en todo el territorio nacional a partir de las 15 horas. Inmediatamente las instalaciones de las radios Portales, Magallanes y Corporación, todas las estaciones de TV excepto Canal 13 fueron silenciadas y sus operadores, locutores y directores detenidos y llevados al Banco del Estado de Chile. Muchos diarios fueron allanados y sus prensas destruidas.
Con el golpe comenzó el denominado "apagón cultural". El árbol de los libres. Poetas de la Generación NN de Chile es una antología que reúne textos de 45 escritores que en el momento del golpe tenían entre 13 y 26 años y que padecieron la dictadura de Augusto Pinochet.Se llama “Generación NN” en referencia a la expresión latina Non Nomine (cuerpo sin nombre).


Llegará el día
Roberto Bolaño

Llegará el día en que desde la calle te llamarán:
chileno
Y tú bajarás las escaleras de tres en tres
Será de noche
y tus ojos por fin habrán encontrado el color
que deseaban
Estarás preparándote la comida o leyendo
Estarás solo y bajarás de inmediato
Un grito una palabra
que será como el viento empujándote de improviso
hacia el sueño
Y tú bajarás las escaleras de tres en tres
Con un cuchillo en la mano
O apretando una botella de cerveza
Y la calle estará vacía.

Septiembre
Mauricio Redolés

Dejé el país a las cuatro de la tarde
en avión y con sol
todo estaba normal hasta lágrimas
y nieve en la cordillera
latigazos de sombra
se cernían sobre mi cabeza.
Dejé el país a las cuatro de la tarde
Solo
(pero iba con todos)

Aviso clasificado
Eduardo Llanos

Centro de inteligencia y prisión preventiva
en vías de expansión a todo el territorio
necesita contratar personal de apoyo
en jornadas nocturnas, diurnas o vespertinas.

Se exige dinamismo, reserva, sangre fría,
olfato, patriotismo, buen oído y buen ojo.
Deseable posesión de vehículo propio,
estudios de karate y buena puntería.
Se ofrece buen sueldo, comisiones y viáticos.
Labor no rutinaria –con viajes de confianza
dentro y fuera del país–. Carrera funcionaria.

Postular solamente los más interesados.
Enviar nombre completo, sin datos ni currículo:
de eso ya tenemos un registro exhaustivo.

El árbol de los libres. Poetas de la Generación NN de Chile, selección, introducción y notas de Fabián Muñoz. Ediciones Arlequín, Guadalajara,2008

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Emilio Westphalen




Amor eterno

Da miedo, a veces, encontrarse con que el camino cae a pico y que hay que bajar agarrándose con las uñas de las rocas.
En esta circunstancia, no se puede sino aconsejar que a cien metros del suelo se suelten las manos.
La caída es deliciosa: el cuerpo se ha hecho permeable; lo atraviesan flores, hojas aromáticas; riachuelos, algas,
espuma del mar, hilos de lluvia, cabellos de mujer, copos de nieve. Estos, al fin, se solidifican a su alrededor, para luego
estallar tal una granada arrojada con violencia al rostro de la mujer amada, que aparece sonriente tras las trayectorias
vertiginosas de los granos rojos.

***************



Poema

Tal vez nada
pueda compararse
a hacer el amor
en un lecho
de salsa de tomate,
si no es hacerlo en uno
de trozos menudos
de carne de res
recién sacrificada.

*************


Andando el tiempo...

Andando el tiempo
Los pies crecen y maduran
Andando el tiempo
Los hombres se miran en los espejos
Y no se ven
Andando el tiempo
Zapatos de cabritilla
Corriendo el tiempo
Zapatos de atleta
Cojeando el tiempo
Con errar de cada instante y no regresar
Alzando el dedo
Señalando
Apresurado
Es el tiempo y no tiene tiempo
No tengo tiempo
Mostrar la libreta
Todo en orden
Por aquí a la aventura silencio cerrado
Por allá a la descompuesta inmóvil móvil
Ya llega y tarda
Y se olvida
Por acá con boca falsa y palabras de otra hora
El pañuelo nuevo y pronto
Para el adiós
Adiós y no ha llegado
Ésta es la señal
El tiempo
Casi no es niño
Pero flor no es
Casi
Cuando está sobre un árbol
Se divisa el paisaje la estrella
Los zapatos
Osamentas de pescado
Y el ojo llena el horizonte
El tiempo
Aunque cojee y se hiera y se lamente
Prohibido
No te hagas tan silencio
La nube sabe de otro lugar
Son las escaleras que bajan
Porque nadie sube
Porque nadie muerde la nuca
Sino las flores
O los pies llagados
Andando y sangre de tiempo
Gotas de lluvia el torrente
La mano llega
Éste es su destino
Llegar el tiempo
Se devuelve y usted sabe más
Estaba junto al silencio
Estaba con ojos pequeños
La mano a lo desierto
El pie a lo ignorado
Indudable
Los huesos prestados podían ser míos
Si un leve signo no dijera
Y no decía
Alzada levantada
Me doy a tu más leve giro
Al amor de las pestañas
A lo no dicho
Vértigo
Te temía sin noche y sin día
Aunque no regreses
Por la marcha de mis huesos a otra noche
Por el silencio que se cae
O tu sexo

Poemas de Emilio Westphalen (Lima, 1911- 2001),

lunes, 22 de agosto de 2011

El origen de la Geometría


El origen de la Geometría

Sobre Tebas planean enormes aves
trazando círculos cada vez más pequeños.
Abajo, el niño griego le dice a su maestro

que todas las cosas —el aire canela del atardecer
y la roja arena— son escritura
en 3D de los dioses.

Así es, dice, su alfabeto es un mundo
marcado en la arena roja con una vara de ciprés.
Está por encima de él como un dios.


Pero el anciano traza imágenes
en un pedazo de barro. Luna. Escarabajo.
"¿Ves? Ves?" apunta el joven Thales

la primera letra de su nombre.
'Redonda como la luna'. El anciano mira de reojo
quitándose una mosca de la cara.

En un momento
perderán los dioses para siempre.
Pero por el momento las grullas vuelan en círculo

En el remolino de la luz que se alarga.

Michael Donaghy(1954,2004)el poema pertenece al libro Shibboleth

The Origin of Geometry

High above Thebes the huge birds glide
Describing smaller and smaller circles.
Below, the Greek boy tells his teacher

That all things, the cinnamon air at dusk
And the red sand are the 3D
Writing of the gods.

Just so, he says, his alphabet’s a world
Dug in red sand with a cypress stick.
He stands above it like a god.

But the old man carves pictures
On a lump of clay. Moon. Scarab.
'See? See?' Young Thales points

To the first letter of his name.
'Round like the moon'. The old man squints
Brushing a fly from his face.

In just a moment
They will lose the gods forever.
But now the cranes fly round and round

Into the maelstrom of the lengthening light.

Michael Donaghy, “The Origin of Geometry”, Shibboleth]

viernes, 5 de agosto de 2011

Keny Arkana



Désobéissance Civile



Trop nombreux sont ceux qui ont oubliés le passé
L'histoire de l'homme, une honte, faut-il te le ressasser?
Le monde, une spirale ou les mêmes erreurs sont retrassées
A force de cotoyer l'horreur, nos coeurs sont devenus glacés
Nous parlent que d'profits, la condition de l'homme effacé
Mondialisation et concurrence sont leurs uniques phrasés
Les peuples unitéralement écrasés
La création menacée
Multinationales et croissance ont tracée
Leurs routes sur nos libertés
Ils ont jurés, crachés qu'rien n'entravera la leur à l'heure ou les
dictatures sont cachées
A cause de leurs profits, immédiat l'avenir est gaché
Cette bande d'ingrats ont réduit la planète à un grand marché
La loi des plus riches et beaucoup crèvent avant d'être agé
Protestations dîtes criminelles si tu les as outragés
Ils mentent lorsqu'ils disent que le mal-être n'est que passager
Puis s'étonnent quand la nature se rebelle comme un peuple enragé
Ils disent être transparent alors que de sang, leurs mains sont tachées
Déconseillent fortement d'avoir des idées trop engagées
Accélération d'leur plan depuis qu'des avions se sont crashés
Et toi, dis-moi dans quels sens au système es-tu attaché?
Ils prêchent le blasphème et la vraie lumière se fait lyncher
Tous nés la corde au cou, dans certains pays elle a lachée
Parlent de justice alors qu'à la racine ils l'ont arrachée
Les plus gros s'engraissent sur la tête de ceux qui n'ont rien à
mâcher
Voila le monde d'aujourd'hui. Parait qu'leur plan a marché
Nous ventent un progrès technique mais dans le fond à tout saccager
Parle d'évolution quand notre humanité s'est fait hachée
Notre coeur ne bat plus vraiment et notre inconscient est faché
Stress, angoisse, cancers, dépressions notre compte s'est chargé
Mais on ne cherche pas la cause et les effets qu'on aimerait chassés
"Philosophie fast-food" pour que nos consciences soient terrassées
Au nom de la dignité humaine, nous avons dis: "ASSEZ"

Keny Arkana (Marsella, 1983)

miércoles, 3 de agosto de 2011

Canela y amapolas



Hay canela y amapolas
en la arena de mi mente
Pensamientos de algodón
alejados de la sangre
bailan mapas del amor...

Los buitres de la razón se han quedado sin pulso.
Doy por hecho que todas las frutas ausentes
llevan y llevarán mi memoria en su pulpa

Hoy no iré a orillas de la vía
con un rayo de muerte clavado en la sien
Hoy sorberé el sol hasta abrasar la cal
Beberé de tu vuelo para volar a salvo
allá donde los linces ya no me soñarán

Voy a hacer un mosaico que sólo tapará la lluvia de cenizas del último volcán.

Poema cedido por Gregoria Gutierrez del Foro de Gregoria

viernes, 29 de julio de 2011

En ese punto exacto



En ese punto exacto

En el punto exacto en el que la bruma
roza al agua mansa
y el agua mansa lame blanda a la etérea bruma.
En el punto exacto en el que la balanza equilibra los umbrales
y los umbrales insisten en su levedad sin roce.
En el punto exacto en el que el aire
hace el boca a boca a la muerte
y la muerte respira con él.

En ese punto exacto
quiero sentirte
al borde de los bordes.

miércoles, 27 de julio de 2011

Malos tiempos para la lírica



El azul del mar inunda mis ojos,
el aroma de las flores me envuelve,
contra las rocas se estrellan mis enojos
y así toda esperanza me devuelve.
Malos tiempos para la lírica.

Las ratas corren por la penumbra del callejón,
tu madre baja con el cesto y saluda,
seguro que ha acabado tu jersey de cotton
...puedes esbozar una sonrisa blanca y pura.

Malos tiempos para la lírica.

Seguro que algún día cansado y aburrido
encontrarás a alguien de buen parecer,
trabajo de banquero bien retribuído
y tu madre con anteojos volverá a tejer.



Hansel Y Gretel

Por la casita encantada
ya no te dejas caer
Guardo una caja de dulces
por si decides venir a comer
Los paquetes se amontonan
Hansel y Gretel parecen tristes
Las hadas buenas no me perdonan
Tu amiga la bailarina
se pasó a tomar café
dio de comer a los gatos
y me ayudó a recoger
hará su debut muy pronto
sueña con ser figura
en el gran teatro de Kiev

Saldría a dar una vuelta
pero no deja de llover
No sé por qué todo sale mal
No sé por qué todo sale mal
Un disco suena de fondo
Gretel se hace la toilette
le va a estallar la cabeza
como no deje de beber

La situación me desespera
no puedo empezar el año
hecho una mierda otra vez
¡Qué mala suerte la mía!
No esperaremos más tiempo
de aquí nos vamos los tres
antes de ver nuestra casa
convertida en almacén
Los paquetes se amontonan
Hansel y Gretel parecen tristes
Las hadas buenas no me perdonan

No sé por qué todo sale mal
No sé por qué todo sale mal
No sé por qué todo sale mal
tan mal, tan mal, tan mal
No sé por qué todo sale mal




Fiesta de los maniquíes

Rígidos los cuerpos
los maniquíes bailan.
Con el rojo de sus labios
y el brillar de su cabello.
Miradas de cristal
bajo el saxo envueltas.
Perfecciones en los rizos
sus gargantas secas.
Fiesta de los maniquíes,
no los toques, por favor...
Fiesta de los maniquíes,
no los toques, por favor...

Mi pequeña dama
dime cómo te encuentras,
acaso decepcionada
de verme muerto en la escena.
Yo quiero ser el guardián
de esas noches sin estrellas.
No demores tu tardanza
que te esperan, cenicienta.

Fiesta de los maniquíes,
no los toques, por favor...
Fiesta de los maniquíes,
no los toques, por favor...




A Santa Compaña

Sigo la procesión
con un hacha de cera
soy una parte de ellos
que aterroriza la aldea
Entablo amistad
con fantasmas y visiones
bañando en terror
a los pobres espiritus
Cierrense ventanas
atrancase puertas
¡Encomiendate al Santo!
¡A Santa Compaña!
Son las almas en pena
que salen de la iglesia
con la cruz y el scano
vagan por los contornos.
Por la cerradura
sacan a los dormidos
para que se unan a ellos
y que a su tan lugumbre marcha
¡Y pobre de aquel
que no pase por muerto!
por que le entregan un cirio
y ese no vuelve a su lecho.
Sigo la procesión
con un hacha de cera
soy una parte de ellos
que aterroriza la aldea
Entablo amistad
con fantasmas y visiones
bañando en terror
a los pobres espiritus.



Golpes Bajos grupo musical nacido en 1982 en Vigo (Pontevedra), inicialmente compuesto por Germán Coppini como vocalista y Teo Cardalda a los teclados, a los que se unieron un año después Pablo Novoa como guitarra y Luis García como bajista.

viernes, 22 de julio de 2011

Roberto Jorge Santoro

Poemas





Canto a la esperanza

Andaba yo desnudo de mí
perdido en la lluvia del olvido,
de barco navegando por las plazas,
dormido el pecho,
su gorrión descalzo
y tuve que llevarte a la palabra,
ponerte en posición de vuelo,
a veces de bufanda
rueda azul
andaba
te seguía
mi muerte con su forma de guitarra
y tuve que ponerla en la memoria
como se pone un hijo
con esa rabia dulce
mitad de mí
agua del aire
andaba así
de loco en el olvido
de furia que quiere reventar por el costado
y un día de tanto nombrarla
la encontré,
se la llevé a mi madre,
la puse en el saludo,
la compartí como un pan con mis amigos,
la arrastré hasta. el remolino del amor
allí donde los ríos tienen un mismo nombre,
para que entendiera de una vez por todas
que era nuestra,
para que nunca se olvidara de este país enorme,
de esta ciudad,
su ternura abandonada en los portales,
le dije algunos versos,
le puse el corazón como una hoguera,
me la bebí de cabo a rabo,
le enrosqué la cola en mi solapa,
me di el gusto de agarrarla de la mano
y hoy la traigo aquí,
pero si un día se llega a volar porque fallamos
si se escapa esta rabia que llamamos esperanza,
si un día se va,
yo crucifico al amor
y después. de enterrar a mis hermanos,
me voy con el tranvía de la muerte
a clausurar mi corazón en una plaza.


Desafío

la lluvia
apoya su jaula en el aire dispara sus ojos
vuela

yo tomo una palabra
le cambio la camiseta
la visto de Santoro
la doy vuelta

pero ¿quién le toca el culo
a la muerte?
¿quién le moja la oreja?


Enrique Buenos Aires
(A Enrique Santos Discépolo)

Con usted, la ciudad sentía un poco de vergüenza.
Ahora, sin usted, hermano Enrique, Buenos Aires,
de puta nomás, cambió la cara.
llegó como un gorrión
hizo la cola de la vida
le dieron un modelo de corazón que no se usaba

usted vino
puso el amor de cara a la ventana
le dio cuerda al asunto de la calle
a dios lo tuvo en jaque con un tango
le ganó todo el dolor a la baraja

grela la suerte señor
qué palabrero
las mesas de café se niegan a olvidarlo

¿para qué más?
era la desnudez primera
la mano amarga
la rueda loca
el desencanto

pidió permiso
pero sacó de prepo a la esperanza de la cucha

y ya hace un tango que quiere volver
su silbido varón que no regresa

el bufoso de la muerte
se lo llevó con miedo al otro barrio

denle paso
que pase su camisa
Enrique fue la mitad de Buenos Aires.


Ablución

durante 15 segundos
y en ayunas
repítanse diariamente
las siguientes palabras
hi-jos-de-pu-ta-hi-jos-de-puta




Roberto Jorge Santoro (Buenos Aires, 1939, detenido-desaparecido en 1977)

viernes, 15 de julio de 2011

El naufragio de la niña de tu ojo derecho



Métrica de un naufragio simbólico

La niña de tu ojo derecho ha perdido la infancia,
y todas las imágenes que ha visto se sumergen en llanuras abisales,
el océano reclama a la niña de tu ojo derecho,
y la hunde en su seno,
diligente le quita las sandalias,
quiere el agua que las huellas dejadas en la arena sean leves,
que se borre de la tierra cualquier reflejo que hable de su paso.
Por eso la marea arrebata a la costa los restos de su sombra,
y entrega al horizonte los colores que ha visto.
Mezcla el océano olvido con arena,
y escupe en la niña de tu ojo derecho con la saliva sagrada de los náufragos.
Un blanco duelo de espuma la llama por su nombre de sombra,
por un instante le hierve la memoria,
sal, horizonte y arena,
tu niña se pierde entre jirones,
el abismo le arrebata la infancia y las sandalias.

De Métricas del alma.

jueves, 7 de julio de 2011

Sentencias y devaneos de Mayte Bayón



Símbolos y artimañas distraen del
aburrimiento que a veces es la vida
averiguan sin saberlo el sinsentido.

Dibujo a plumilla y texto dellibro de artista Sentencias y devaneos de Mayte Bayón.

jueves, 30 de junio de 2011

Afrodita Urania de Angelos Sikelianos




“Saludo a Nikos Kazantzakis”


Mi amigo y yo en la santa montaña, por las laderas eternas
solos al amanecer
mientras se deshacian por la primera luz los hechizos
que esparcio la lluvia,

respirando profundamente veiamos hasta alla abajo
donde brillaba oculto
palido el ancho mar, y nuestra mente, como del abeto,
la poderosa copa,

se regocijaba en la completa calma, en la bendita
fragancia del monte,
y por el frescor sentiamos hasta adentro resucitado
nuestro corazón joven…

En las frentes, en las manos, sobre todos nuestros miembros,
brillaba serenamente
la sosegada fuerza que conoció la miel de la creación,
y volviendo de nuevo

a pasar por donde libó o se amamantó en el todo
la alegría mística,
nos hacia elevar los brazos hacia un inefable culto,
como si fuesen alas…

Magna gracia sobre él iba derramando el fornido
e irrigador manantial
de la soledad, e insomne en sus ojos negros
un alma pensante

se alegraba amplia, y sagradamente, de abrazar de día
los cielos ocultos,
y como una fuente en su hondura de abrazar en secreto
la hermosa madurez de la mente…


Alto silencio nos rodeaba como un ciclópeo muro;
Y de repente, sosegada,
Cual agua fluyente cuando sin cesar llega un susurro,
La voz de mi amigo

Sonó en mis oídos: “Hermano, bendita sea la hora
en que cogí la senda,
la odorífica senda que de la población se aleja,
y te hallé tal asceta

debajo de aquel abeto, gozando en el místico
festín de la mente,
y allí, ya juntos, nos repartimos como un pan la dicha
del cielo lleno de estrellas…”

Angelos Sikelianos (1884–1951). Afrodita Urania. Prólogo, traducción y notas de Pedro Mateo.


martes, 28 de junio de 2011

Leer un poema te puede llevar a la cárcel

Ayat al-Qarmez, poeta de Bahréin, encarcelada



“Somos el pueblo que matará la humillación y asesinará la miseria,
¿no oyes sus gritos, sus alaridos?”

Estos versos han llevado a la cárcel a Ayat al-Qarmezi, poetisa bahreiní. Fue condenada el 12 de junio a un año de prisión por un tribunal militar, por el delito de haber participado en manifestaciones ilegales, alterado la seguridad pública y hacer apología del odio al régimen.

Tras la lectura del poema, dirigido al Rey, durante una concentración convocada en la capital, Manama, en demanda de reformas, Ayat fue denunciada y se vio obligada a entregarse, después de que miembros de las fuerzas de seguridad enmascarados irrumpieran en casa de sus padres al menos dos veces y amenazaran con matar a sus hermanos si no lo hacía.

Durante los primeros 15 días Ayat estuvo detenida en régimen de incomunicación. Afirma que fue golpeada y torturada con descargas eléctricas. Apenas pudo ver a su familia durante el juicio, celebrado ante el Tribunal de Seguridad Nacional de Primera Instancia, de carácter militar, lo cual constituye una infracción directa de las normas internacionales sobre juicios justos. Ahora, Ayat se enfrenta a un año de prisión.

Este es el castigo que espera a quien reclama libertad en Bahréin mediante el uso de la palabra: la cárcel. Ese es el mensaje que las autoridades tratan de dar a todas las personas que participan en la protestas en favor de reformas. En Barhéin, al menos 500 personas han sido detenidas en relación con las manifestaciones pro reforma que comenzaron en febrero, y cuatro han muerto bajo custodia en circunstancias poco claras. Decenas de ellas han sido sometidas a juicio ante tribunales militares, que en muchos casos las han declarado culpables e impuesto desde breves condenas de prisión hasta, en dos casos hasta ahora, la pena de muerte.


Fuente de la noticia Amnistía Internacional. En esta misma página también puedes firmar.

sábado, 25 de junio de 2011

Norah Lange, poemas


Amanecer

En el corazón de cada árbol
se ha estremecido la medianoche.

La noche se desmenuza
en lenta procesión de niebla.

Todas las tardes terminan su cansancio.

Los letreros luminosos duermen
el asombro de sus colores
y anticipan la contemplación de cada pobre.

En toda esquina vigila el sueño
y es tu recuerdo la única pena
que humilla la altivez de las aceras.

Lejos, el primer mendigo,
traiciona el portal donde ha dormido.

Y la ciudad se abre como una carta
para decirnos la sorpresa de sus calles.

Tarde a Solas
Vacía la casa donde tantas veces
las palabras incendiaron los rincones.
La noche se anticipa
en el piano mudo
que nadie toca.
Voy a solas desde un recuerdo a otro
abriendo las ventanas
para que tu nombre pueble
la mísera quietud de esta tarde a solas.
Ya nadie inmoviliza las horas largas y cerradas
a toda dicha mía.
Y tu recuerdo es otra casa
grande y quieta
por donde yo tropiezo sola.
Y mis latidos forman una hilera de pisadas
que van desde su puerta hacia el olvido.


La noche entró por la ventana

La noche entró por la ventana.
Mi alcoba está suave de luna.
Los rincones se nutren de sueño
y la bujía cuelga en la penumbra
como un sol insensible.

Norah Lange (Buenos Aires, 1905-1972)

jueves, 23 de junio de 2011

Jorge Luis Borges

La noche de San Juan



El poniente impecable en esplendores
quebró a filo de espada las distancias.
Suave como un sauzal está la noche.
Rojos chisporrotean
los remolinos de las bruscas hogueras;
leña sacrificada
que se desangra en altas llamaradas,
bandera viva y ciega travesura.
La sombra es apacible como una lejanía;
hoy las calles recuerdan
que fueron campo un día.
Toda la santa noche la soledad rezando
su rosario de estrellas desparramadas.

Jorge Luis Borges del poemario Fervor de Buenos Aires (1923)que tiene títulos como La Recoleta,Amanecer, Arrabal,Final de año, Inscripción en cualquier sepulcro o Calle desconocida.

sábado, 18 de junio de 2011

Los contadores de galaxias



¿Y si existieran seres nacidos para contar galaxias y darles nombre?





Para Dieguín, nuestro ángel, que sigue contando estrellas en la Gran Nebulosa de Orión.

martes, 14 de junio de 2011

Cecilia Vicuña



Sendero Chibcha

La poesía habita
algunos lugares
donde los riscos
no necesitan
sino ser señalados
para vivir:

dos o tres líneas
una marca
y el silencio
empieza a hablar.

En las aristas de los cerros
los Chibchas tejen líneas
los pájaros pierden plumas
y el ser hace su ofrenda
a la inmensidad.

En Precario/Precarius

Luxumei

Necesito decir
que mi atavío natural
son las flores
aunque me vestiré
de un modo increíble
con plumas
dientes de loco
y manojos de cabellera
de Taiwan y Luxumei.
Cada vez que estornudo
se llena el cielo de chispas
hago acrobacias
y piruetas endemoniadas
cada noche
me sale una espalda adyacente.
Soy de cuatro patas
preferentemente,
las ramas
me saldrán por la piel,
estoy obligada a ser
un ángel con la pelvis
en llamas.

Luxumei o el traspié de la doctrina

Poemas de ANTOLOGÍA La poesía del siglo XX en Chile. La Estafeta del Viento. Edición de Julio Espinosa Guerra.

martes, 31 de mayo de 2011

Hadaa Sendoo



Oh Esenin

La media luna se cierne sobre el aprisco del ganado
La niebla entre los abedules

En el amplio y profundo Volga
He cogido de nuevo tus poemas
Como se coje una espada afilada
Sergei Esenin
Pero yo no estoy loco como un tigre
Tampoco voy a aullar como un lobo
Mi voz es el silencio del desierto de Gobi
Y la savia que recorre la corteza
El corazón herido
Está temblando como un ovillo de lana
Tú pareces aún más joven que yo
Pero has echado a perder tu juventud
como se muerde una flor
como vosotros, mis seres queridos se han ido en nube de la mañana
Pero veo la tormenta, el malvado en el mundo
Cometer crímenes todavía como un loco lunático
Tal vez, Serguéi, se han convertido en bronce brillante
Sé que la vida sólo pasa una vez
Y el amor aparece sólo una vez
Se han emborrachado en la meseta de Mongolia
Estoy orgulloso de tu madre la Federación Rusa
Convirtiéndose en la prueba palpable
Me avergüenzo de los tártaros
Invadir Riazan su patria
La agonía ahora presiona mi pecho
Bueno, no menciono que

Francamente hablando, yo también, espero que llegue el día
en que muera para besar los labios de la amada
Sin resentimiento, o gritando o llorando como tu lo hiciste
En el dulce sueño en el que mastique queso
Bajo el cielo gris de la patria.


Hadaa Sendoo (Mongolia,1961)

jueves, 26 de mayo de 2011

Oscar Hahn tres poemas



Fantasía en blanco y negro

Estoy tendido en mi lecho de enfermo
Con un cigarro humeante entre los dedos

Bebo un vaso de whisky con soda
Mientras escucho un disco de Duke Ellington

Su corazón ha muerto de muerte sobrenatural
y sus amigos lo velan

con instrumentos que suenan como voces
y voces que suenan como instrumentos

la trompeta de Cootie Williams
el trombóm de Juan Tizol
y tres saxos que se lamentan al unísono

Un arcoiris se levanta en mi vaso
y mi cuerto se llena de músicos

Es el año 1930 y todavía no me toca nacer

Estoy en el Cotton Club de Harlem
En la mesa Owney the Killer

La orquesta está tocando “Mood Indigo”
Esa tristeza de un color irreal

Las sordinas de las trompetas acarician mi oído
como el preludio de un beso en la oscuridad

Duke Ellington se acerca a mi cama sin hacer ruido
Me pone la mano en la frente y me dice:

“Recuerdo el vado de whisky que se vaciaba solo
recuerdo el cigarrillo que levitaba en el Cotton Club
Descansaba en paz fantasma del año 30”

Escucho a un hombre silvando en la calle
y el eco de sus pasos que se alejan



Televidente

Aquí estoy otra vez de vuelta
en mi cuarto de Iowa City

Tomo a sorbos mi plato de sopa Campbell
frente al televisor apagado

La pantalla refleja la imagen
de la cuchara entrando en mi boca

Y soy el aviso comercial de mi mismo
que anuncia nada a nadie.


Vía Láctea

Le salía leche de los pechos
Le salía leche que bajaba por su cuerpo
en arroyos de indecible blancura

Le salía leche que fluía por su vientre
le mojaba los pies
y se escurría por debajo de la puerta

Era un río de leche que corría por la calle
atravesaba el barrio de Santa Cruz
y llegaba a la plaza de doña Elvira

Era leche que subía por los árboles
ascendía a los cielos
y se desparramaba en la bóveda infinita

Eran grumos de leche que brillaban en el firmamento

Oscar Hahn (Chile, 1938)

domingo, 22 de mayo de 2011

La plaza de Islandia en Mallorca

En Islandia el volcán Grímsvötn entra en erupción,acompañado por una serie de pequeños terremotos y en Palma la céntrica plaza de España, se rebautiza, desde el comienzo del #Acampapalma, como plaza de Islandia.





El rey Jaume I (Jaime I) nunca, que sepamos, puso un pie en Islandia, pero las ideas de su revolución silenciosa conquistan el Mediterráneo y al rey conquistador. Ayer, unas 3.000 personas se reunieron es esta plaza a reflexionar.



La crisis de Islandia es la historia de una burbuja que estalló cuando fueron intervenidos sus tres grandes bancos. Las protestas de los ciudadanos provocaron la caída del gobierno, y la población rechazó en referéndum el pago de la deuda... La historia todavía sigue ¿Les suena de algo?









sábado, 14 de mayo de 2011

Ted Hughes



La oca

El oso blanco, con el vaho de SUS fauces,
abarca todo el norte.
La oca salvaje escucha

e l s u r , e l s u r –

estira el cuello, sobrevuela los glaciares.

Y en lo alto, muy alto
hace girar al globo entre sus alas.

Caza con sus iguales de estrella a estrella.
Mira al sol, muy bajo, detrás del mundo.

Cae entre los dedos de la luz, con el pecho albaricoque:
sobresalto de granjas dormidas al alba verdiclara,
soplo de iceberg.

Todo diciembre vagabundea día y noche
apremiando a la hilvanada tribu, lejos
del fusil del arador y de las trampas oceánicas.

Nostálgica husmea

la primera flor de las auroras boreales

y vuela sobre el llanto del cordero. embiste el aire,
hace girar el globo,

quedan abajo amaneceres -una brújula
canta: norte, norte.
norte, norte.
Vadea a golpes de ala el incendio de la tarde.

Y por fin se empapan sus ojos
en la música de la ballena
en el estrépito
de los témpanos desgajados
la lujuria de los lobos
el alboroto de las morsas.

Ted Hughes (Yorkshire, 1930-1998, Devonshire (Inglaterra)

Versión de Ulalume González de León

martes, 10 de mayo de 2011

Ícaros caídos renaciendo en el Estrómboli



Escupo tu corazón
insípido
como el canto monótono de las cigarras
sabe a calima,
a atardecer bochornoso de verano.
Escupo pedazos de dónde dice Platón que habita el alma
aunque tal vez sólo habite la memoria.
Y así está bien.
Los recuerdos
nubes impalpables en el flujo del cambio
ahora lobos,
ahora ángeles transformando las alas en olas gigantes,
ahora Ícaros caídos renaciendo en el Estrómboli.
Vacío mi pecho de tu corazón
y adorno el hueco con geranios escarlata
un exquisito rincón para las libélulas
una cuna de sangre
para aprender los primeros pasos,
las primeras palabras vacilantes.

Elena Soto

miércoles, 4 de mayo de 2011

Malcolm Lowry

Anguilas



Las anguilas parecen desovar en las oscuras aguas profundas:
Nunca nadie las ha visto;
Nadie ha visto sus huevos, sólo más tarde
crecen las larvas, como cuchillos, transparentes.
Jóvenes anguilas que en alta mar se convierten en anguilas de cristal
moviéndose sólo durante el día hacia las costas lejanas.
Pero nadie lo sabe, nadie las ha visto retroceder
al hacer frente incluso al Niágara.
Nadan de nuevo por la noche hacia la gran tumba
en los abismos de las Hébridas.
Su forma es como su vida y como la ola
que rompe sobre ellas es su muerte.
La voluntad de la anguila es su destino.
Ninguna anguila regresa de ese mar oscuro.


Eels

Eels seem to spawn in the deep dark water:
Nobody has seen them apparently;
No one has seen their eggs, only later
The larva rise, knife-like, transparently.
Open sea young eels turn into glass eels
Moving only by day to thr far shores.
But nobody knows it, nobody reels
Them in as they breast even Niagaras.
Them they swim back by night to their great grave
In the abysses of the Hebrides.
Their shape is like their life and like the wave
That breaks over them is the death of these.
The will of the eel is its destiny.
No eel ever comes back from that dark sea.


El murciélago herido

... Un atardecer de verano, caluroso
y en el camino polvoriento un murciélago,
con el ala herida y las manos pequeñas,
un encuentro que hubiera sorprendido al joven Esquilo,
la boca roja indefensa, como un ratón o un gato,
un zumbido, como un timbre, eléctrico,
crepitar patético en el camino.
Se aferró a una pequeña rama, y lo puse a la sombra
con compasión, pero con terror ciego
pidiendo que la muerte no viniera demasiado pronto
a cuidar de mí de esa manera.

The wounded bat

…On a summer’s afternoon, hot
and in the dusty path a bat,
with injured membrane and little hands,
a meeting that would have knocked young Aeschylus flat,
its red mouth helpless, like a mouse or cat,
a buzzing, like a buzzer, electric,
pathetic crepitation in the path.
She hooked to the twig, I laid her in the shade
With compassion, yet with blind terror
Praying that not too soon
Death might care to do for me as much.

Malcolm Lowry (versiones caseras)

sábado, 30 de abril de 2011

Katherine Mansfield



Cuando era un pájaro

Subí al árbol Karaka
y llegué hasta un nido hecho de hojas
suaves como plumas.
Tarareé una canción que siguió la melodía por sí misma
y aunque no tenía palabras, el final era triste.
Había margaritas en la hierba bajo el árbol.
Para probarlas les dije:
"Os morderé la cabeza para darles a mis pequeños
de comer. "
Pero no creyeron que fuera un pájaro;
y continuaron abiertas.
El cielo era como un nido azul con plumas blancas
y el sol el ave madre que lo mantenía cálido.
Eso era lo que decía mi canción; aunque no tuviera palabras.
Mi hermanito llegó, empujando su carretilla.
Transformé mi vestido en las alas y permanecí inmóvil.
Y cuando se acercó dije: "Dulce, dulce!"
Por un momento pareció asustado;
Luego dijo: "Bah, no eres un pájaro, puedo verte
las piernas".
Pero las margaritas ya no me importaban,
Y hermanito ya no me importaba;
Me sentía como un pájaro.

Versión propia


When I was a Bird

I climbed up the karaka tree
Into a nest all made of leaves
But soft as feathers.
I made up a song that went on singing all by itself
And hadn't any words, but got sad at the end.
There were daisies in the grass under the tree.
I said just to try them:
"I'll bite off your heads and give them to my little
children to eat."
But they didn't believe I was a bird;
They stayed quite open.
The sky was like a blue nest with white feathers
And the sun was the mother bird keeping it warm.
That's what my song said: though it hadn't any words.
Little Brother came up the patch, wheeling his barrow.
I made my dress into wings and kept very quiet.
Then when he was quite near I said: "Sweet, sweet!"
For a moment he looked quite startled;
Then he said: "Pooh, you're not a bird; I can see
your legs."
But the daisies didn't really matter,
And Little Brother didn't really matter;
I felt just like a bird.

Katherine Mansfield (Nueva Zelanda, 1888 - Francia, 1923)

jueves, 28 de abril de 2011

Derek Walcott

Las uvas del mar



Esa vela que se apoya en la luz,
cansada de las islas
una goleta batiendo en el Caribe

podría ser Ulises
de regreso a su hogar en el Egeo;
ese padre y marido

anhelante bajo las uvas nudosas y agrias, es
como el adúltero que escuchar el nombre de Nausicá
en cada graznido de gaviota.

No da la paz a nadie. La antigua guerra
entre la obsesión y la responsabilidad
nunca terminará y siempre ha sido la misma

para el viajero errante del mar o el que permanece en la costa
y que se desliza en sus sandalias para regresar al hogar,
ahora que Troya exhaló su última llama,

y la roca del gigante ciego dividió el mar
y desde el fondo llegan en grandes olas los hexámetros
para acabar en espuma exhausta.

Los clásicos pueden consolar. Pero no es suficiente.

Las uvas del mar de Collected Poems 1948-1984
versión casera







Sea Grapes

That sail which leans on light,
tired of islands
a schooner beating up the Caribbean

for home, could be Odysseus,
home bound on the Aegean;
that father and husband’s


Longing, under gnarled sour grapes, is
like the adulterer hearing Nausicaa’s name
in every gull’s outcry.

This brings nobody peace. The ancient war
between obsession and responsibility
will never finish and has been the same

for the sea wanderer or the one on shore
now wriggling on his sandals to walk home,
since Try sighed its last flame,

and the blind giant’s boulder heaved the trough
from whose groundswell the great hexameters come
to the conclusions of exhausted surf.

The classics can console. But not enough.


El mar del verano, la carretera de asfalto caliente en declive...

El mar del verano, la carretera de asfalto caliente en declive, esta
hierba, estas chozas que me hicieron,
jungla y cuchilla siembran hierba brillando tenuemente junto a la cuneta,
el filo del arte;
las cochinillas bullen en el bosque sagrado,
nada puede hacerlas salir con fuego, están en la sangre;
sus bocas rosas, como querubes, cantan de la lenta ciencia
del morir -todo cabezas, con, en cada oreja, un ala diáfana.
Arriba, en la Reserva Forestal, antes de que las ramas irrumpan en el mar,
miré por la ventana móvil y herbosa y pensé «pinos»
o coníferas de algún tipo. Pensé, deben de sufrir
en este calor tropical con su idea infantil de Rusia.
Entonces, de pronto, de sus troncos pudriéndose, signos perturbadores
de la fe que traicioné, o la fe que me traicionó-
mariposas amarillas alzándose en la carretera a Valencia
balbuciendo «sí« ante la resurrección: «sí, sí es nuestra respuesta»,
El Nunc Dimittis de su coro verdadero.
¿Dónde está mi libro de himnos de niño, los poemas ribeteados
con hoja de oro, el cielo que adoro sin fe en el cielo,
mientras el Verbo, apenado, se volvió hacia la poesía?
¡Ah, pan de vida que sólo el amor sabe leudar!
Ah, Joseph, aunque ningún hombre muera jamás en su propio país,
la hierba agradecida brotará espesa de su corazón.

Derek Walcott (Santa Lucía, 1930). Versión de Vicente Araguas en Huerga y Fierro Editores