/ El establo de Pegaso: Meciendo el cielo

jueves, 1 de diciembre de 2011

Meciendo el cielo




Se arropa la luna entre las astas del ciervo
va entrando en el sueño
va entrando en el bosque
se enreda en los arbustos
descorteza los troncos
abreva silenciosa en la fuente del roble
¿puede el agua mecer al cielo y reflejar su cara oculta?

4 comentarios:

María dijo...

Interesante reflexión...
Un abrazo

Anónimo dijo...

qué bonita metáfora"se arropa la luna entre las astas del cievo
va entrando en el sueño..."
Precioso poema para la luna,
que ahora está creciendo.
Besos.

Luz dijo...

Noche, reflejos, espejos donde nos miramos. Hay una cara oculta? Hay un misterioso y atractivo poema para pensarnos.

Establo Pegaso dijo...

Cuando la luna sueña que es ciervo y el reflejo del agua le recuerda que es luna. Los espejos y los reflejos dan para mucho.