/ El establo de Pegaso

viernes, 23 de enero de 2015

Invierno sin corazón (Kernlose winter)

Durante el invierno en la parte central del continente antártico las temperaturas quedan atrapadas en una media de –62 °C, experimentando variaciones mínimas. ‘Kernlose winter’ –literalmente invierno sin alma, sin núcleo, sin corazón–.

Este peculiar fenómeno térmicos es el primer poema de mi nuevo libro y el que le da título.



Kernlose winter (Invierno sin corazón)

Hay una tierra
en la que el viento impone la ceniza con la garra
y el invierno no tiene alma,
le llaman kernlose
(el que no tiene corazón),
donde el polvo de nieve se suspende en el aire,
y se detiene a unos siete centímetros del suelo,
sin apenas rozarlo,
y asciende,
vagando como un punto en pena,
sin núcleo, sin centro,
sin poder encontrarse con el agua.
Hay un océano sólido, fijo,
en el que el oleaje perdió su estado líquido
y las mareas no tienen alma,
le llaman kernlose ocean,
el océano de las aguas sin corazón,
donde los náufragos suspendidos en el viento
se detienen a siete centímetros del horizonte
y ascienden,
vagando como átomos que han perdido su núcleo,
desorientados en la oscuridad blanca,
kernlose light (luz sin corazón),
luz sin sombras, sin alma.

Invierno sin corazón (Kernlose winter) acaba de ser publicado en la Editorial Torremozas.




martes, 20 de enero de 2015

Hipótesis




Pensaba Ptolomeo
que el mundo era como el ojo de ciertas mujeres
Una esfera de húmedos cristales
en que cada astro describe una órbita perfecta
sin pasiones
mareas o catástrofes.
Luego vino Copérnico
sabio que cambió senos por palomas
cosenos por espantos
y la pupila del sol fue el centro del universo
mientras Giordano Bruno crepitaba
para felicidad de curas y maridos
Entonces Galileo
estudiando a fondo el corazón de las muchachas
naufragó en el buen vino
–luz aglutinada por el sol–
violó estrellas que no eran de cine
y antes de morir sobre la cola de un cometa
sentenció que el amor era infinito
Kant por su parte no supo nada de mujeres
preso en la mariposa de los cálculos
en polen metafísico
y a Hegel
tan abstracto
le resultó el asunto demasiado absoluto
Por mi parte
propongo al siglo XX
una hipótesis simple
que los críticos llamarán romántica
Oh muchacha que lees este poema
el mundo gira alrededor de ti.

Víctor Rodríguez Núñez (La Habana, 1955) recita en Festival Internacional de Poesía de Medellín.

sábado, 20 de diciembre de 2014

El sueño geométrico de Kepler


Nieva en las calles de Praga y los copos que caen sobre las ropas de Johannes Kepler son hexagonales ¿Por qué tienen esa caprichosa geometría?
En la obra Strena seu de nive sexángula (El copo de nieve de seis ángulos) escrita en 1611 y considerada por muchos como el inicio de la ciencia de la cristalografía, Kepler se pregunta porque los cristales de nieve tienen una forma hexagonal simétrica.
El libro fue el regalo de Navidad del científico a su amigo Matthäus Wackher von Wackhenfels.
“Aquí tenemos algo más pequeño que cualquier gota, pero con forma geométrica. Este es el regalo de Año Nuevo perfecto para un amante de la Nada, lo mejor que puede ofrecer un matemático, que nada tiene y nada recibe, ya que viene del cielo y parece una estrella”. Strena seu de nive sexángula

El sueño geométrico de Kepler
Un copo, mil copos…
en el corazón de la nevada.
Cristales arrastrados por el viento,
dendritas estelares tejiendo el sueño geométrico de Kepler
De nive sexángula.

Hilvanando vapor de agua
y vaho de crisantemos
flota el aliento del invierno
al compás del cierzo.
Levadura blanca sobre las cumbres,
levadura blanca sobre nuestras cabezas
cubriendo los senderos
y la raya del cabello
de singulares estrellas sexángulas.

snowtime from Иванов Вячеслав on Vimeo.


Tras Kepler, otros muchos han estudiado los copos de nieve. En 1885 Wilson Alwyn Bentley fotografió miles al microscopio intentando identificar copos idénticos. A pesar de la gran variedad de geometrías, no consiguió encontrar dos que fueran exactamente iguales. No fue hasta 1988 cuando un equipo en Wisconsin demostró que dos copos de nieve pueden ser totalmente idénticos si el entorno en el que se forman es suficientemente parecido. Aunque cuando esto sucedía, siempre se correspondían con prismas huecos en vez de con los copos comúnmente conocidos.

Publicado en TAM TAM PRESS

domingo, 19 de octubre de 2014

Multiverso de Antonio Arias




L’ordre matemàtic simula el món real,
crea un altre món –de càlcul, i mental–
regit per lleis exactes, hipòtesis, models:
en un ordinador reneixen els estels
com fa tants anys nasqueren, en brous primordials.
I som com creadors!: veiem a la pantalla
Un món tot just nascut. Una galàxia qualla,
Es formen els estels –i tot sota control!
I regulem el temps i dominem el Sol,
i musiquem i tot la còsmica rondalla!
–fins que el flux elèctric, de cop i volta, es talla.

David Jou, El color de la ciència

El ordenador simula el nacimiento de las estrellas
El orden matemático simula el mundo real,
crea otro mundo –de cálculo, y mental–
regido por leyes exactas, hipótesis, modelos:
en un ordenador renacen las estrellas
cómo hace tantos años nacieron, en la sopa primordial.
Y somos como creadores!: vemos a la pantalla
Un mundo apenas nacido. Una galaxia coagula.
Se forman las estrellas –y todo bajo control!
Y regulamos el tiempo y dominamos el Sol,
y musicamos y todo la cósmica fábula!
–hasta que el flujo eléctrico, de repente, se corta.


“De la Soleá de la Ciencia a la Física de la Inmortalidad-Multiverso II”



Antonio Arias (Lagartija Nick, Evangelistas, Omega) en su disco MULTIVERSO II, 12 temas (Desertización, Agujero de Ozono, Soleá de la Ciencia, A la Materia, Infinito, Relieve, La Física de la Inmortalidad, Proyecto Marte, Dejar las Cosas Intactas, Reloj de Arena, Un Alfa y Tres Omegas, Cármenes). De la Soleá de Enrique Morente a las teorías de Fred Hoyle que postulan que en un futuro las máquinas recrearán infinidad de multiversos.

martes, 30 de septiembre de 2014

Cuando el mar de Aral recogió las olas, el cuervo ya estaba allí


Cuando el mar de Aral recogió las olas,
el cuervo ya estaba allí

Aral no es el mar Muerto.
Aral está muerto.
el ciclo del agua ha varado
en un cementerio de naves fantasmas.
El mar de Aral es el desierto de Aral.
Un espejismo de clepsidra sin tiempo,
entre Kazajistán y Uzbekistán.
Un reloj de arena sin ánima
acortando en cada grano la longitud de su costa.
El mar de Aral ya no es un mar de islas,
hay que cambiar los atlas.

Elena Soto

Dos imágenes de la NASA muestran el mar de Aral el 25 de agosto de 2000 y el 19 de agosto 2014

Este verano de 2014, el que antaño fuera un extenso lago está agonizando. De sus más de 68.000 kilómetros cuadrados en los años 60 -era el cuarto más grande del mundo-, apenas mantiene un 10 por ciento. Por primera vez en la historia moderna, la cuenca oriental del Mar de Aral Sur se ha secado completamente.

El documental Aral, el mar perdido de Isabel Coixet, producido por la fundación We Are Water trata sobre el desastre ecológico de este mar que hoy es un inmenso desierto con esqueletos de barcos varados en su arena.

Aral, el mar perdido

jueves, 25 de septiembre de 2014

Planetarium de Adrienne Rich

Inspirado en Caroline Herschel (1750-1848),
astrónoma, hermana de William, y en otras…




un monstruo con apariencia de mujer
son frecuentes en el cielo
una mujer «en la nieve
entre  relojes e instrumentos
o midiendo el suelo con varas»

descubriendo a sus 98 años
ocho cometas
Sobre ella, que gobernó la luna
como sobre nosotras
levita en el  cielo nocturno
viajando muy lejos con lentes brillantes
Galaxias de mujeres, cumpliendo
penitencia por su impetuosidad
nervios gélidos
en esos espacios de la mente

Un ojo
«viril, preciso y absolutamente seguro»
desde las oscuras telarañas de Uranusbor
encuentra la NOVA
cada impulso de la luz estalla
desde el centro
volando como nuestra vida
Tycho susurra al fin
«Que no parezca que he vivido en vano»
Lo que vemos,  vemos
la visión está cambiando
la luz que marchita una montaña
y le permite a un hombre vivir
Los latidos del pulsar
el corazón exudando por el cuerpo
El impulso de radio
que viaja desde Taurus
Estoy bombardeada pero aun así me yergo
He permanecido de pie toda la vida en medio
de la trayectoria directa de una serie de señales
el más transmitido precisamente el más
intraducible lenguaje en el universo
Soy una nube galáctica tan profunda tan intrincada
que una onda de luz tardaría 15
años en llegar hasta  mí. Y ha sucedido.
Soy un instrumento con forma
de mujer intentando traducir pulsaciones
a imágenes para aligerar el cuerpo
 y reconstruir la mente.

Adrienne Rich “Planetarium” de The Fact of a Doorframe: Selected Poems 1950-2001.

Planetarium



Thinking of Caroline Herschel (1750—1848)
astronomer, sister of William; and others.
A woman in the shape of a monster
a monster in the shape of a woman
the skies are full of them
a woman      ‘in the snow
among the Clocks and instruments
or measuring the ground with poles’
 
in her 98 years to discover
8 comets
she whom the moon ruled
like us
levitating into the night sky
riding the polished lenses
Galaxies of women, there
doing penance for impetuousness
ribs chilled
in those spaces    of the mind
An eye,
          ‘virile, precise and absolutely certain’
          from the mad webs of Uranusborg
                                                            encountering the NOVA
every impulse of light exploding
from the core
as life flies out of us
             Tycho whispering at last
             ‘Let me not seem to have lived in vain’
What we see, we see
and seeing is changing
the light that shrivels a mountain
and leaves a man alive
Heartbeat of the pulsar
heart sweating through my body
The radio impulse
pouring in from Taurus
         I am bombarded yet         I stand
I have been standing all my life in the
direct path of a battery of signals
the most accurately transmitted most
untranslatable language in the universe
I am a galactic cloud so deep      so invo-
luted that a light wave could take 15
years to travel through me       And has
taken      I am an instrument in the shape
of a woman trying to translate pulsations
into images    for the relief of the body
and the reconstruction of the mind.
Adrienne Rich, “Planetarium” from The Fact of a Doorframe: Selected Poems 1950-2001.




Carta de la astrónoma Caroline Herschel (1.750-1.848), hermana del astrónomo  William Herschel.

“William está lejos, y yo me estoy ocupando de los cielos. He descubierto ocho nuevos cometas y tres nebulosas nunca antes vistas por el hombre, y estoy preparando un índice a las observaciones de Flamsteed, junto con un catálogo de 560 estrellas omitidas en el Britsh Catalogue, más una lista de erratas de esa publicación. William dice que se me dan bien los números, así que me encargo de las reducciones y los cálculos necesarios. También hago el programa de observación de cada noche, porque dice que mi intuición me ayuda a mover el telescopio para descubrir un cúmulo de estrellas tras otro. Le he ayudado a pulir los espejos y lentes de nuestro nuevo telescopio. Es el mayor que existe. ¿Puedes imaginarte la emoción de apuntarlo a algún nuevo rincón de los cielos para ver algo que nunca antes ha sido visto desde la Tierra? Realmente me gusta que esté ocupado en la Royal Society y su club, porque cuando termino mis otras tareas puedo pasar la noche barriendo los cielos. A veces, cuando estoy sola en la oscuridad, y el universo revela otro secreto más, digo los nombres de mis antiguas, perdidas y olvidadas hermanas en los libros que registran nuestra ciencia –Aglaonice de Tesalia, Hypatia, Hildegarda, Catalina Hevelius, María Agnesi–, como si las mismas estrellas pudieran recordar. ¿Sabías que Hildegarda propuso un universo heliocéntrico trescientos años antes que Copérnico? ¿Que escribió sobre la gravitación universal quinientos años antes que Newton? Pero, ¿quién la escuchó? Sólo era una sirvienta, una mujer. ¿En qué edad nos encontramos, si aquella era la edad oscura? Y lo es también para mi nombre, que igualmente será olvidado, si no soy acusada de ser una hechicera, como Aganice, y los cristianos no amenazan con arrastrarme hasta la iglesia, con asesinarme, como le hicieron a Hypatia de Alejandría, la elocuente y joven mujer que ideó los instrumentos empleados para medir con precisión la posición y movimiento de los cuerpos celestes. Por mucho que vivamos, la vida es corta, así que trabajo. Y no importa lo importante que el hombre llegue a ser, que no será nunca nada comparado con las estrellas. Hay secretos, querida hermana, y es nuestra tarea revelarlos. Tu nombre, como el mío, es una canción”.

Sobre Planetario y las mujeres
El poema  Planetario”  muestra la existencia de una especie de continuum femenino y la lucha común que une a todas las generaciones de mujeres. Rich explica que el poema fue inspirado por la obra injustamente olvidada de Caroline Herschel, una astrónoma que trabajó junto a su hermano William, pero cuyo nombre permaneció en la oscuridad. El poema es en gran parte sobre el descubrimiento y el conocimiento. Al comienzo del poema  utiliza la vida de Herschel y “sus 98 años para descubrir  8 cometaspara demostrar el tratamiento de la sociedad de logro femenino, pero el descubrimiento hacia el final del poema parece ser un descubrimiento colectivo de género femenino . Las líneas “Lo que vemos, vemos  y la visión está cambiandoencarna la claridad del momento en el que se da cuenta del injusto tratamiento que reciben las mujeres tradicionalmente por parte de los hombres.  Awakening in Adrienne Rich’s “Planetarium”

jueves, 18 de septiembre de 2014

Pequeño poema de polvo cósmico de John Haines


De los restos estrellas moribundas,
esta lluvia de partículas
despojos húmedos con brillo ...

Una ola de átomos apresurándose a volver a casa
colapso del gigante,
huésped inestable que no puede detenerse ...

El corazón del sol enrojece y se expande
Su poderosa aspiración es eterna,
como el soporte de su sustancia
un día será blanco hielo.

En el campo resplandeciente de Orion
grandes cúmulos de estrellas en formación,
tal como vemos todas las noches,
ardiente e incansable hasta el final.

Alejándose del polvo frío
que nunca y siempre existe,
el silencio y los restos se acercan...

Este brazo, esta mano,
mi voz, su cara, este amor.

John Haines (1983)




LITTLE COSMIC DUST POEM


Out of the debris of dying stars,
this rain of particles
that waters the waste with brightness...

The sea-wave of atoms hurrying home,
collapse of the giant,
unstable guest who cannot stay...

The sun's heart reddens and expands,
his mighty aspiration is lasting,
as the shell of his substanace
one day will be white with frost.

In the radiant field of Orion
great hordes of stars are forming,
just as we see every night,
fiery and faithful to the end.

Out of the cold and fleeing dust
that is never and always,
the silence and waste to come...

This arm, this hand,
my voice, your face, this love.