/ El establo de Pegaso: Bradbury, Phoenix y un poema de Sara Teasdale

miércoles, 22 de octubre de 2008

Bradbury, Phoenix y un poema de Sara Teasdale


Y vendrán nieves suaves

La sonda Phoenix ha detectado copos de nieve cayendo en la atmósfera de Marte. Inevitable recordar el relato de Bradbury “There Will Come Soft Rains” (Vendrán lluvias suaves) de sus Crónicas Marcianas, y cuyo título a su vez está tomado del comienzo de un poema de Sara Teasdale que cuenta que las lluvias, la blancura del ciruelo silvestre, el canto de los pájaros y las primaveras permanecerán aun después de que los hombres desaparezcan.
"Ya que usted no expresa su preferencia, elegiré un poema al azar". Comenzó a oírse una suave música de fondo. "Sara Teasdale. Según recuerdo, su favorito..."
Vendrán las lluvias suaves y el olor a tierra Y el leve ruido del vuelo de las golondrinas El canto nocturno de los sapos en los charcos La trémula blancura del ciruelo silvestre Los ruiseñores con sus plumas de fuego Silbando sus caprichos en la alambrada Y ninguno sabrá si hay guerra Ni le importará el final, cuando termine A nadie le importaría, ni al pájaro ni al árbol, Si desapareciera la humanidad Ni la primavera, al despertar al alba, Se enteraría de que ya no estamos.
El fuego ardía en la chimenea de piedra y el cigarro cayó en un montículo de ceniza en el cenicero.
The voice said at last, "Since you express no preference, I shall select a poem at random. "Quiet music rose to back the voice. "Sara Teasdale. As I recall, your favorite….

There will come soft rains and the smell of the ground, And swallows circling with their shimmering sound;
And frogs in the pools singing at night, And wild plum trees in tremulous white;
Robins will wear their feathery fire, Whistling their whims on a low fence-wire;
And not one will know of the war, not one Will care at last when it is done.
Not one would mind, neither bird nor tree, If mankind perished utterly;
And Spring herself, when she woke at dawn Would scarcely know that we were gone.
The fire burned on the stone hearth and the cigar fell away into a mound of quiet ash on its tray.


Coney Island


¿Por qué me trajiste hasta aquí?
La arena blanquea con la nieve,
Sobre las cúpulas de madera
Soplan los vientos marinos de invierno­-
No hay ningún refugio cerca,
Venga, vámonos.

Con espuma de encaje helado
El mar se arrastra por la arena,
El viento es como una mano
Que nos golpea en la cara.
Las puertas que junio entreabrió
Están cerradas desde hace tiempo;
Es inútil que lo intentemos-
Ay! no puede haber
Para nosotros una segunda primavera;
Venga, vámonos.
 


Coney Island
 

Why did you bring me here?
The sand is white with snow,
Over the wooden domes
The winter sea-winds blow--
There is no shelter near,
Come, let us go.

With foam of icy lace
The sea creeps up the sand,
The wind is like a hand
That strikes us in the face.
Doors that June set a-swing
Are bolted long ago;
We try them uselessly--
Alas there cannot be
For us a second spring;
Come, let us go.
 
Sara Teasdale



1 comentario:

jordim dijo...

Bonito blog, volveré por aquí..