/ El establo de Pegaso: marzo 2009

martes, 31 de marzo de 2009

Mare Infunditur

Métrica del mar cuando se adentra




"nam sensim circumactis curvatisque litoribus mare infunditur"
pues poco a poco el mar se adentra en la costa curvada y redondeada

Carta de Plinio sobre la erupción del Vesubio



Amor, sé que me adentro,
y que nunca debiste quitarte las aristas.
Curvaste el alma,
te hiciste bahía,
ofrendaste la arena de tus playas.
Y el mar es cruel,
disuelve lo que toca,
golpea, brama,
devolviendo a la tierra lo que no le pertenece,
pero también es profundo y se adentra.
fundiendo a quien como tu no opone resistencia.
Amor nunca debiste quitarte las aristas.

sábado, 28 de marzo de 2009

Día Mundial del Teatro, 27 de marzo

Bando Tamasaburo, Yo-Yo Ma y el mimo de Tyson Austin Eberly

Bando Tamasaburo y el chelista Yo-Yo Ma interpretan con cuerpo y música la Suite No.5 de Bach



Tamasaburo, interprete de Kabuki

Elastic Illusion de Tyson Austin Eberly



Espacio de Austin Eberly

jueves, 26 de marzo de 2009

Juan Luis Martínez



La desaparición de una familia

1.- Antes que su hija de 5 años
se extraviara entre el comedor y la cocina
él le había advertido: "-Esta casa no es grande ni pequeña,
pero al menor descuido se borrarán las señales de ruta
y de ésta vida al fin, habrás perdido toda esperanza"

2.- Antes que su hijo de 10 años se extraviara
entre la sala de baño y el cuarto de los juguetes,
él le había advertido: "-Esta, la casa en que vives,
no es ancha ni delgada: sólo delgada como un cabello
y ancha tal vez como la aurora,
pero al menor descuido olvidarás las señales de ruta
y de esta vida al fin, habrás perdido toda esperanza".

3.- Antes que "Musch" y "Gurba", los gatos de la casa,
desaparecieran en el living
entre unos almohadones y un Buddha de porcelana,
él les había advertido:
"-Esta casa que hemos compartido durante tantos años
es bajita como el suelo y tan alta o más que el cielo,
pero, estad vigilantes
porque al menor descuido confundiréis las señales de ruta
y de esta vida al fin, habréis perdido toda esperanza".

4.- Antes que "Sogol", su pequeño fox-terrier, desapareciera
en el séptimo peldaño de la escalera hacia el 2º piso,
él le había dicho: "-Cuidado viejo camarada mío,
por las ventanas de esta casa entra el tiempo,
por las puertas sale el espacio;
al menor descuido ya no escucharás las señales de ruta
y de esta vida al fin, habrás perdido toda esperanza".

5.- Ese último día, antes que él mismo se extraviara
entre el desayuno y la hora del té,
advirtió para sus adentros:
"-Ahora que el tiempo se ha muerto
y el espacio agoniza en la cama de mi mujer,
desearía decir a los próximos que vienen,
que en esta casa miserable
nunca hubo ruta ni señal alguna
y de esta vida al fin, he perdido toda esperanza".

ANTOLOGÍA La poesía del siglo XX en Chile. La Estafeta del Viento. Edición de Julio Espinosa Guerra.

" Tania no sabía que El Círculo de la Familia es el lugar donde se encierra a los niños, pero sí sabía que en ese mismo Círculo hay también un centro de orden que proteje a la casa contra un desorden sin límites (un orden que no es simplemente geométrico). Tania vio desaparecer un día el círculo de su familia, pero se quedaba aún a sí misma como delicada habitante de otra redondez que ahora invita al lector a acariciar su pequeña fotografía.
A los 10 años le habían dicho: "Tania, la existencia es hermosa", pero en Otro Círculo, más allá del de su familia, su oído con candorosa intuición geométrica ya había escuchado otra voz: "No Tania. Das Dasein ist rund: La existencia es redonda".

La nueva novela (fragmento)

Juan Luis Martínez(Chile, 1942-1993)

domingo, 22 de marzo de 2009

Los cuerpos ahorcados de los galgos son como un blues




Los cuerpos ahorcados de los galgos son como un blues


Recortado en la inmaculada blancura de la luna
como un ideograma del Averno
el espíritu del galgo
desciende de las ramas
a las páginas del canto trece del Infierno.
La soga como un monograma
sostiene la blue note
que acaricia zalamera el alma de los perros.
Y tú, Beatriz, que los amas
átalos en el séptimo cielo
al píe de la escalera dorada
que su alarido engrandezca el silencio.


Los cuerpos ahorcados de los galgos son como un blues triste, muy triste. SOS galgos

La coincidencia ha llevado a que en la asociación 112 galgos haya una perra que se llama Blue

Torneos de Slam a l'Antiquari



En los años 80, un poeta de Chicago llamado Marc Smith trató de relanzar el interés por la poesía a través de varias acciones sin éxito. Una noche sin embargo, el propietario de un jazz bar que solía frecuentar, el Green Mill, le pidió ayuda al ver que el concierto previsto se había anulado. Marc montó un espectáculo en el que varios poetas se enfrentarían ante un jurado tomado al azar entre el público.
Los Slam que llegaron a Europa a principios de los noventa son hoy populares en el mundo entero.

Las reglas del Slam

*Los encuentros de Slam están abiertos a todos y a todas sin ninguna distinción de sexo, edad, color, religión, preferencia sexual, apariencia y capacidad física o intelectual.
*Los poetas pueden tratar cualquier tema con total libertad y en el estilo que deseen.
*Los poetas deben usar sus propios textos.
*No se puede utilizar música.
*La utilización de accesorios está prohibida: el Slam se basa en las palabras y no en cualquier objeto que pueda desviar la atención. El Slam se sustenta en las aptitudes del poeta y la percepción del público.
*La utilización de disfraces también está prohibida. El poeta debe ir vestido como lo hace habitualmente.
*El poeta puede inspirarse en otros textos y recoger frases o expresiones de estos, pero en ningún caso puede usar íntegramente un poema ajeno.
*Cada poema debe durar 3 minutos máximo. El tiempo de un round de boxeo. A partir de ahí, se quitarán 0,5 puntos cada 10 segundos.
*Un poema recitado, una copa regalada. No es acumulativo (3 poemas recitados, 1 sola copa regalada). En cambio, se considera que la copa es merecida al decir la primera palabra del poema. Si el poeta tiene un olvido y no puede seguir, seguirá siendo merecedor de dicha copa.
*Los concursantes se enfrentarán ante un jurado formado mayoritariamente por el público.
*Dicho jurado estará formado por cinco personas.
*Calificación de 0 a 10, donde 0 es un poema que debió quedarse en su casa y 10 es un orgasmo, Recuerden: aquí lo importante es la poesía, no la competición y no importa si el público te abuchea.
*En caso de empate entre dos participantes: duelo.
*Tanto en el escenario como en sus alrededores estará prohibido fumar.

Premios

*El mejor vino del local en una copa de plata.
*Imposición de una hoja de laurel y nombramiento como poeta laureado.
*Habrá un poeta laureado en cada Slam.
*La copa habrá de beberse en el escenario y devolverla una vez acabado el último trago.
*Al final del trimestre se enfrentarán los ganadores de los diferentes martes y el ganador de esta final trimestral será nuevamente laureado, varios de sus poemas serán publicados en la revista literaria La bolsa de pipas, junto con un poema elegido por la organización (este poema puede ser de cualquiera de los poetas que han participado a lo largo del trimestre)

Inscripción

Podrán inscribirse enviando un mensaje en el que figuren: nombre, apellidos e idioma en el que desean recitar sus poemas a la siguiente dirección: slam@cafe-antiquari.com

Slam Poético Antiquari

sábado, 21 de marzo de 2009

Wallace Stevens




El vaso de agua

Que el vaso en el calor se fundiría
Y que el agua en el frío se volvería hielo,
Demuestran que este objeto es tan sólo un estado,
Uno de muchos, entre dos polos.
También lo metafísico posee esos dos polos.

El vaso está en el centro. La luz
Es un león que ha bajado a beber. Allí,
Y en ese estado, el vaso es una charca.
Tiene rojos las garras y los ojos
Cuando la luz desciende a humedecer su quijada espumosa.

Y en el agua se mueve la cizaña arrancada.
Y allí y en otro estado –los reflejos,
La metaphysica, la zona plástica de los poemas,
Estallan en la mente. Pero, gordo Jocundo,
Que no te inquieta el vaso sino el centro.

En el centro de nuestras vidas, este tiempo y día,
Es un estado, primavera entre políticos
Que juegan a las cartas. En un pueblo de indígenas
Uno quisiera descansar. Entre perros y estiércol
Seguiría luchando con las propias ideas.


The glass of water

That the glass would melt in heat,
That the water would freeze in cold,
Shows that this object is merely a state,
One of many, between two poles. So,
In the metaphysical, there are these poles.

Here in the centre stands the glass. Light
Is the lion that comes down to drink. There
And in that state, the glass is a pool.
Ruddy are his eyes and ruddy are his claws
When light comes down to wet his frothy jaws

And in the water winding weeds move round.
And there and in another state---the refractions,
The metaphysica, the plastic parts of poems
Crash in the mind---But, fat Jocundus, worrying
About what stands here in the centre, not the glass,

But in the centre of our lives, this time, this day,
It is a state, this spring among the politicians
Playing cards. In a village of the indigenes,
One would have still to discover. Among the dogs and dung,
One would continue to contend with one's ideas.

jueves, 12 de marzo de 2009

Joan Margarit a l'Àgora




ULISSES EN AIGÜES D'ÍTACA

Vas arribant a l'illa i ara saps
el que vol dir la vida, el que és l'atzar.
El teu arc serà pols damunt la lleixa.
Pols seran el teler i la seva peça.
Els pretendents que acampen a l'eixida
són ombres que Penèlope somia.
Vas arribant a l'illa: els roquerars,
com el temps l'Odissea, els bat la mar.
Ningú no ha teixit mai la teva absència
ni ha desteixit l'oblit sense cap fressa.
Per més que, a voltes, la raó ho ignori,
Penèlope és una ombra del teu somni.
Vas arribant a l'illa: els gavians
que cobreixen la platja no es mouran
quan la travessis sense deixar empremta,
perquè no has existit: ets la llegenda.
Potser hi va haver un Ulisses mort a Troia,
i potser va plorar lo alguna dona,
però en el somni d'un poeta cec
continues salvant-te. Al front d'Homer,
etern i rigorós, cada trenc d'alba
un solitari Ulisses desembarca.

Joan Margarit


ULISES EN AGUAS DE ITACA

Vas llegando a la isla, ahora sabes
qué es el azar. Vivir, qué significa.
Tu arco será polvo en un estante.
Polvo será el telar y la pieza que teje.
Los pretendientes, que en el patio acampan,
son sombras de los sueños de Penélope.
Vas llegando a la isla mientras bate
el mar contra las rocas de la costa,
igual que el tiempo contra la Odisea.
Nadie tejió nunca tu ausencia. Nadie
vino tampoco a destejer tu olvido.
Por más que, a veces, la razón lo ignore,
Penélope es la sombra de tu sueño.
Vas llegando a la isla: las gaviotas
cubren la playa y no se moverán
cuando al pasar no dejes huella alguna,
pues tu no existes: eres la leyenda.
Quizá un lejano Ulises murió en Troya,
y quizá lo lloró alguna mujer,
pero en el sueño de un poeta ciego
continúas salvándote:
en la frente de Homero, riguroso,
eterno, cada vez que rompe el alba
un solitario Ulises desembarca.

Joan Margarit

lunes, 9 de marzo de 2009

Carson McCullers epílogo y dos poemas




Los doce mortales

La carretera de Fork Falls se encuentra a tres millas del pueblo, y allí ha estado trabajando la cuerda de presos. La carretera es de asfalto, y el condado ha decidido rellenar los baches y ensancharla en cierto paso peligroso. La cuadrilla está compuesta por doce hombres, todos vestidos con el traje de presidiarios, a rayas blancas y negras, y todos encadenados por los tobillos. Hay un guardián que lleva un fusil, y sus ojos no son más que unas rendijas encarnadas, a causa de la luz. La cuadrilla trabaja todo el día; los presos llegan amontonados en el coche de la cárcel poco después del alba, y se los llevan otra vez en el gris crepúsculo de agosto. Todo el día se oye el sonido de los picos que golpean en la tierra caliza, todo el día hace un sol inclemente y huele a sudor. Y todos los días hay música. Una voz oscura inicia una frase, medio cantada, como una pregunta. Y al cabo de un momento se le une otra voz, y luego empiezan a cantar todos los presos. Las voces son sombrías en la luz dorada, la música es una intricada mezcla de tristeza y de gozo. La música va creciendo hasta que al fin parece que el sonido no proviene de los doce hombres encadenados, sino de la tierra misma o del ancho firmamento. Es una música que ensancha el corazón, que estremece de éxtasis y de temor a quien la escucha. Y después, poco a poco, la música va cayendo hasta que al final queda una sola voz, luego un respirar bronco, el sol y el golpear de los picos en el silencio.
¿Quiénes son estos hombres, capaces de hacer una música así? Sólo doce mortales, siete muchachos negros y cinco muchachos blancos de este condado. Sólo doce mortales que están juntos.

Epílogo de La balada del café triste



Stone Is Not Stone

There was a time when stone was stone
And a face on the street was a finished face.
Between the Thing, myself and God alone
There was an instant symmetry.
Since you have altered all my world this trinity is twisted:
Stone is not stone
And faces like the fractioned characters in dreams are incomplete
Until in the child's inchoate face
I recognize your exiled eyes.
The soldier climbs the glaring stair leaving your shadow.
Tonight, this torn room sleeps
Beneath the starlight bent by you.


La piedra ya no es de piedra

Hubo un tiempo en que la piedra era piedra
y una cara en la calle era un rostro perfecto
Entre esto, yo mismo y Dios
hubo un instante de simetría
Desde que has alterado todo mi mundo, esta trinidad se ha perturbado

La piedra ya no es de piedra
Y los rostros, como en los sueños, son incompletos
hasta en el rostro inmaduro del niño
reconozco tus ojos perdidos.
El soldado sube la escalera resplandeciente dejando tras él tu sombra.
Esta noche, la habitación duerme desgarrada
enmarañada por ti bajo la luz de las estrellas.

Traducción de Victoria Martínez Vega (prácticamente obligada, nunca se le pasó por la cabeza traducir poesía) con algún retoque personal.

The Mortgaged Heart

The dead demand a double vision. A furthered zone,
Ghostly decision of apportionment. For the dead can claim
The lover's senses, the mortgaged heart.

Watch twice the orchard blossoms in grey rain
And to the cold rose skies bring twin surprise.
Endure each summons once, and once again;
Experience multiplied by two-the duty recognized.
Instruct the quivering spirit, instant nerve
To schizophrenic master serve,
Or like a homeless Doppelgänger
Blind love might wander.

The mortgage of the dead is known.
Prepare the cherished wreath, the garland door.
But the secluded ash, the humble bone-
Do the dead know?


El Corazón Hipotecado

Los muertos exigen una visión doble. Una parcela de más
a repartir cumpliendo un acuerdo espectral. Pues los muertos
tienen derechos sobre los sentidos de su amante, sobre el corazón hipotecado.

Mira dos veces el huerto que florece bajo la lluvia gris
Y los cielos rosas y fríos que traen una doble sorpresa.
Soporta cada requerimiento una y otra vez;
la experiencia multiplicada por dos - la deuda reconocida.
Ordena al espíritu tembloroso, al nervio inmediato
que sirva bien al amo esquizofrénico,
si no el amor ciego vagará extraviado
igual que un émulo sin hogar.

Sabida es la hipoteca contraída con los muertos.
Prepara pues, la preciada corona, la guirnalda de la puerta.
Aunque, de las recónditas cenizas, del hueso humilde
¿Saben algo los muertos?

Carson McCullers (Georgia, 1917- Nueva York, 1967)

domingo, 8 de marzo de 2009

Kay Ryan

Un silencio palpable




Qué es más delicioso
que un silencio palpable,
un látex cremoso de silencio,
que se mezcle con una larga vara. Ese
silencio es particularmente espeso
en el fondo, una crema muy suave, como
una pintura de calidad que se vende por galón.
Éste es un silencio base
que sólo adquiere color
con, digamos, un ligero toque de
verde, como cuando un ave canta
con indolencia acerca de los árboles
que ha conocido. Es un silencio
limpio, que no nos divide,
es viscoso como los sueños,
pero como en los sueños buenos,
donde las cosas dulces perduran
más allá de la credibilidad.
Incluso en el sueño sabemos
que esto es un lujo.

Kay Ryan (California, 1945)

A palpable silence

What is as delightful
as a palpable silence,
a creamy latex of a
silence, stirrable
with a long stick. Such
a silence is particularly
thick at the bottom, a
very smooth lotion, like
good paint by the gallon.
This is a base silence,
colored only by addition,
say a small squeeze of
green when the bird sings
idly of trees he has
seen. It is a clean
silence, the kind that
does not divide us,
like dreams it is
viscous but like good dreams
where sweet things last and
last past credibility.
Even in the dream we know
it is a luxury.

Kay Ryan (California, 1945). Este poema pertenece al libro Stangely Marked Metal. Publicado por Copper Beech Press,1985.
Traducción de Argentina Rodríguez

viernes, 6 de marzo de 2009

Ratas y termitas, los nuevos ángeles custodios



Anoche me dijeron que la poesía no tenía futuro,
que las palabras eran materia de un lenguaje perdido,
que evolucionara con los nuevos tiempos.
Me dijeron también que muchos de los poemas que amo
eran reliquias que olían a moho,
que hoy en día la poesía sólo interesaba a las termitas y a las ratas.
Adoro a estos animales,
y entiendo ahora su inteligencia infinita,
alimentada por los versos de Cirlot y de Yeats.
Pereceremos,
hemos olvidado el poder de nombrar,
y ellos heredarán la tierra,
comulgando con el verbo que hemos ignorado
custodiando en las entrañas la sabiduría sagrada.
Nos visitan en sueños
recordándonos que el poder que tuvimos yace en el inframundo,
y que ellos son ahora los ángeles custodios.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Dos poemas de Sharon Olds



Barómetro

Por ser la hermana menor de una mujer
que abandonó a su hija —dejándola a mitad de camino,
como se tira un marido— no soy como las otras madres.

Por las noches, voy al cuarto de mi hija,
y escucho el sonido en la cisterna
de su respiración; voy al cuarto de mi hijo, el grillo
todavía vivo en su garganta, en su pecho;

Quisiera poder inclinarme sobre mi propia cama
y escuchar mi respiración, para saber el clima
que viene.


Barometer

Being a woman whose elder sister
abandoned a child —dropped her mid-journey,
left her like a husband— I am not like other mothers.

At night, I go into my daughter's room,
and listen to the cool, creaking cistern
of her breath; I go into my son's, the cricket
still safe in his throat, his chest;

I wish I could stand over my own bed
and listen to my breathing, to know what weather's coming.

Del poemario Satanás dice (Satan Says, 1980)


Sexo sin amor

¿Cómo lo pueden hacer, los que hacen el amor sin amor?
Bailarines hermosos,
deslizándose como patinadores
sobre el hielo, con los dedos engarzados
a sus cuerpos, de caras enrojecidas
como el bistec y el vino, mojados
como los niños abandonados por sus madres al nacer.
¿Cómo pueden llegar al instante
del instante mismo de los dioses, llegar a las aguas tranquilas,
sin amar al que llega con ellos, ligeramente
elevándose como el vapor de los cuerpos juntos?
Ellos son los místicos verdaderos,
los puristas, los duros que no van a aceptar
al falso Mesías, ni a confundir al sacerdote
con Dios. Ni al amante con su propio placer;
como los mejores atletas, saben que están solos
frente a la pista, con el frío, el viento,
las zapatillas bien amarradas y el corazón
en su puesto -circunstancias y factores solamente, como su pareja
en la cama, y no la verdad: el cuerpo solitario en el universo,
compitiendo con el mejor instante de su vida.


Sex without love

How do they do it, the ones who make love
without love? Beautiful as dancers,
gliding over each other like ice-skaters
over the ice, fingers hooked
inside each other's bodies, faces
red as steak, wine, wet as the
children at birth whose mothers are going to
give them away. How do they come to the
come to the come to the God come to the
still waters, and not love
the one who came there with them, light
rising slowly as steam off their joined
skin? These are the true religious,
the purists, the pros, the ones who will not
accept a false Messiah, love the
priest instead of the God. They do not
mistake the lover for their own pleasure,
they are like great runners: they know they are alone
with the road surface, the cold, the wind,
the fit of their shoes, their over-all cardio-
vascular health--just factors, like the partner
in the bed, and not the truth, which is the
single body alone in the universe
against its own best time.

Traducción de Juan Carlos Galeano


Sharon Olds (San Francisco, 1942)

domingo, 1 de marzo de 2009

Pegaso en la mitología, la constelación de Pegasus y los establos virtuales,

Nacimiento de Pegaso



Nacimiento de Pegasín de la cabeza de Medusa, ilustración de Susana Velasco


Cuenta Hesiodo en la Teogonía que Poseidón se había acostado con Medusa, una de las tres Gorgonas y que la dejó encinta -las otras dos eran Esteno y Euríale-. La leyenda cuenta que las tres Gorgonas tenían una mirada tan penetrante que todo aquel que se atreviese a mirarlas directamente a los ojos quedaba convertido en piedra. Estos seres - también según la leyenda- poseían además otros encantos manifiestos y ocultos, como que sus cabellos fueran serpientes, que su piel estuviese cubierta de escamas, lucir colmillos en lugar de dientes o el don de la sanación en su sangre, pero ésta sólo curaba cuando brotaba del lado derecho, si lo hacía del izquierdo se convertía en el más letal de los venenos.
Por separado, cada una de las Gorgonas tenía sus particularidades. Esteno poseía una extraordinaria fuerza psíquica y física de la que se servía para manipular a todos aquellos que se acercaban. Euríale era la madre del Destino, creadora del mundo del Caos e inspiraba a las pitonisas, encantadoras de serpientes; y de las tres, Medusa era la única que no poseía el don de la inmortalidad.
Para abreviar el relato –en los orígenes hay todo un culebrón olímpico por fascículos- el tirano Polidectes mandó a Perseo que le trajese la cabeza de Medusa, y éste emprendió viaje hacia Occidente con el propósito de matarla. Para lograr su hazaña el héroe contó con la ayuda de Hermes y Atenea. Se elevó en el aire con las sandalias aladas de Hermes, y usó como espejo, para no mirarla directamente a los ojos, el escudo de bronce de Atenea. Del cuello decapitado de Medusa, nacieron los dos hijos de Poseidón: el gigante Crisaor, "el de la espada de oro", y Pegaso, el caballo alado inmortal, que ascendió hacia el Olimpo, momento que aprovechó Perseo para montarlo y huir de las otras dos Gorgonas.
A partir de entonces Pegaso se puso al servicio de Zeus, llevándole el trueno y el relámpago: también era el encargado de conducir el carro de Aurora, que con su paso anuncia día, antes del amanecer. Como agradecimiento Zeus lo convirtió en una constelación formada por cuatro magníficas estrellas brillantes en forma de cuadrilátero.
El nombre de Pegasus, deriva de Pagé que en griego significa “manantial”. Y es que este caballo de carácter indomable poseía el poder de hacer surgir el agua allí donde pisase. Con una de sus coces brotó la fuente Hipocrene «manantial del caballo», en la ladera del monte Helicón, consagrado a las Musas y que, según se cree, es la fuente de la inspiración poética. Su carácter indómito fue un reto para todos aquellos que querían domarlo, como, por ejemplo, el príncipe corintio Belerofonte, que se obsesionó con la idea de atrapar a Pegaso, aunque ésta ya es otra historia.



En el cielo, Pegasus es una constelación boreal situada entre los paralelos 30º y 10º de latitud norte. En este hemisferio es visible desde los meses de Julio hasta Enero. Tiene forma de cuadrilátero formado por cuatro estrellas de segunda magnitud pero, curiosamente, la que se ve en el extremo occidental superior pertenece a la vecina constelación de Andrómeda.



El establo de Pegaso
El nacimiento del establo virtual de Pegaso fue en abril de 2008, pero el proyecto es bastante anterior. Surgió en 2003, a raíz de tener que escribir sobre una exposición de la pintora rusa de los años veinte Liubov Popova. Consultando información sobre esta época tan fascinante y movida de las vanguardias encontré que un grupo de escritores habían abierto por esta época un café llamado el establo de Pegaso, por el que pasaban futuristas, imaginistas … y todo tipo de “-istas” . El nombre me pareció buenísimo. De inmediato, vi. la figura de Pegaso enloquecido dando coces en el suelo y surgiendo en cada una de ellas un manifiesto. Cubismo; futurismo, cubofuturismo, rayonismo, supremanismo… Posteriormente, escribí toda una serie de poemas, en la que cada uno de ellos llevaba el nombre de un movimiento, y todas juntas se llamaban el establo de Pegaso. Más tarde pensé que podía ser buen nombre para un blog dedicado a literatura y afines. Quizá cuando comencé con él debiera haber contado la historia de Pegaso, y a estas alturas ya debiera haber colgado algún poema de Esenin o Maiacovski (estoy en deuda), pero días atrás cuando me llegó un dibujo de Susana Velasco titulado el nacimiento de Pegasín, pensé que era el momento de sacar toda la historia de su nacimiento mitológico y virtual ¡más vale tarde que nunca1.