/ El establo de Pegaso: Las rosas de Ramón María del Valle-Inclán

sábado, 18 de septiembre de 2010

Las rosas de Ramón María del Valle-Inclán

Rosa gnóstica, Rosa de Zoroastro, Rosa métrica, Rosa de Saulo, Rosa de Job, Rosa hiperbólica, Rosa del caminante, Rosa del Paraíso..., todas en el poemario El Pasajero (1920) y La Rosa de sanatorio de La Pipa de Kif (1919).



Rosa Gnóstica

Nada será que no haya sido antes.
Nada será para no ser mañana.
Eternidad son todos los instantes,
Que mide el grano que el reloj desgrana.

Eternidad la gracia de la rosa,
y la alondra primera que abre el día,
Y la oruga, y su flor la mariposa.
¡Eterna en culpa la conciencia mía!"

Al borde del camino, recostado
como gusano que germina en lodo,
siento la negra angustia del pecado,
Como la divina aspiración al Todo.

El gnóstico misterio está presente
en el quieto volar de la paloma,
y el pecado del mundo, en la serpiente
que muerde el pie del ángel que la doma.

Sobre la eterna noche del pasado
Se abre la eterna noche del mañana.
¡Cada hora, una larva del pecado!
¡Y el símbolo, la sierpe y la manzana!.

Guarda el Tiempo el enigma de las Formas,
como un dragón sobre los mundos vela,
y el Todo y la Unidad, supremas normas,
tejen el Infinito de su estela.

Nada apaga el hervor de los crisoles,
en su fondo sellada está la eterna
idea de Platón. Lejanos soles
un día encenderán nuestra caverna.

Mientras hilan las parcas mi mortaja,
una cruz de ceniza hago en la frente;
el tiempo es la carcoma que trabaja
por Satanás. ¡Y Dios es el Presente!.

¡Todo es Eternidad! ¡Todo fue antes!
¡Y todo lo que es hoy será después,
en el Instante que abre los instantes,
y el hoyo de la muerte a nuestros pies!

Del libro El Pasajero




Rosa de sanatorio

Bajo la sensación del cloroformo
me hacen temblar con alarido interno,
la luz de acuario de un jardín moderno.
y el amarillo olor del yodoformo.

Cubista, futurista y estridente,
por el caos febril de la modorra
vuela la sensación, que al fin se borra,
verde mosca, zumbándome en la frente.

Pasa mis nervios, con gozoso frío,
el arco de lunático violín;
de un si bemol el transparente pío

tiembla en la luz acuaria del jardín,
y va mi barca por el ancho río
que divide un confín de otro confín.

De La Pipa de Kif



Poema en audio: Rosa de Job de Ramón del Valle Inclán por Ramón del Valle Inclán



Ramón del Valle-Inclán (Villanueva de Arosa 1866, Santiago de Compostela 1936)

7 comentarios:

Luz dijo...

....la flor seguía viviendo en su mente que ahora la pensaba...era todas las rosas que habían sido, eran y podían ser en este mundo: la flor ceñida a su número abstracto, la rosa emancipada del otoño y la muerte; de modo tal que si él Adán Buenosayres, fuera eterno, también la la flor lo sería en su mente..."¡Rosa bienaventurada!", se dijo Adán. ¡Vivir en otro eternamente, como la rosa, y por la eternidad del Otro!"...
de Adán Buenosayres, de Leopoldo Marechal
El tiempo, siempre el tiempo rondándonos, pero la visión de Marechal es,cómo decirlo: alegre, gozoza, con la certidumbre que le da su profunda espiritualidad.
Saludos!!!!

Establo Pegaso dijo...

Como siempre, Luz, qué buena la cita. De Marechal y su novela me habían hablado hace años, pero la verdad es que no la he leído y al autor lo tenía totalmente olvidado. El fragmento me ha gustado mucho, así que me pondré a rastrear para encontrar cosas suyas.
Valle-Inclán es uno de mis escritores favoritos, sobre todo como dramaturgo y novelista. Es un genio de la palabra y sus planteamientos estéticos fueron de lo más innovadores. En cuanto a la espiritualidad, a su obra "La lámpara maravillosa", la subtituló "Ejercicios espirituales", para él la Belleza era la razón suprema. Un tipo fascinante.
Un saludo.

Luz dijo...

Buscaré a Valle-Inclán para enriquecerme con su lectura y espero que leas el Adán Buenosayres,ya que es una obra,para mí, magnífica!
Así comienza:
"En cierta mañana de octubre de 192., casi a mediodía, seis hombres nos internábamos en el Cementerio del Oeste, llevando a pulso un ataúd de modesta factura (cuatro tablitas frágiles) cuya levedad era tanta,que nos parecía llevar en su interior, no la vencida carne de un hombre muerto, sino la materia sutil de un poema concluido." Saludos!

Establo Pegaso dijo...

Si el resto de la novela es como el comienzo, promete. Me parece un párrafo redondo. Así que tengo que conseguir la obra.
En cuanto a valle-Inclán a mi me gusta mucho su teatro del esperpento, en concreto "Luces de Bohemia". Sus acotaciones son de lo más poético. No creo que te sea complicado encontrar obras suyas.
Un abrazo

Luz dijo...

Gracias por la recomendación, lo buscaré!

El missatger dijo...

De Valle me quedo con todo. Seguramente mi escritor en español favorito de principios del XX. No olvidéis "Tirano Banderas", origen del realismo mágico y donde imagina una nueva variante del español en Suramérica.
Alquimista y hermético.
Saludos y felicidades por los dos blogs, muy nutritivos.

Establo Pegaso dijo...

Bueno, bueno, Tirano Banderas es una maravilla y que me dices de la trilogía El ruedo Ibérico, en especial la novela La corte de los milagros. Yo de Valle también me quedo con todo.
Un saludo