/ El establo de Pegaso: Tres poemas de Ingibjörg Haraldsdóttir

viernes, 14 de enero de 2011

Tres poemas de Ingibjörg Haraldsdóttir

Ingibjörg Haraldsdóttir



Seguridad

Discutíamos asuntos de seguridad:
es prudente ajustarse el cinturón
cruzar con la luz verde
ponerse bufandas y tomar vitaminas
dejar de fumar
de beber
Todo es tan peligroso en estos días
la contaminación horrible (flores marchitas)
y hay muchas cosas que engordan: la nata
oprime el corazón
aumenta la violencia dicen los sociólogos
tristes y llenos de responsabilidad
cuando llegue la noche lo más seguro
es quedarse en casa

Discutíamos los asuntos con franqueza
y precaución
de pronto la noticia:
ha estallado la guerra

Nos quedamos un rato sin decir nada

después apagamos el televisor
y cambiamos de tema diciendo nimiedades


Mujer

Cuando todo está dicho
cuando los problemas del mundo han sido
sopesados, medidos y resueltos
cuando los ojos se han mirado
y las manos han sido estrechadas
con toda solemnidad
llega siempre una mujer
a recoger la mesa
barrer el piso y abrir las ventanas
para ahuyentar el humo de los habanos

No falla

Ingibjörg Haraldsdóttir nació en Reikiavik, Islandia, en 1942. Traducciones realizadas por la autora y tomadas del Festival Internacional de Poesía de Medellín.

En 2002 su poemario Hvar sem ég verd (La cabeza de la mujer) obtuvo el Premio de la Literatura Islandesa.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Una feminista tan retorcida como su nombre.

Establo Pegaso dijo...

Pues yo la veo bastante directa y clarita.

Anna Pantinat dijo...

Me ha encantado.Muchas gracias por darme a conocer a esta autora tan interesante.

No entiendo a este comentarista anónimo. Me asusta.

Anna Pantinat
http://www.poeticaincandescent.blogspot.com/

Establo Pegaso dijo...

En fin, Anna, tiene que haber gente para todo. Yo entiendo que puede gustarte o no un poema (aunque sea bueno)o no gustarte por pensar que es malo; ahora bien, cuando alguien dice que su autor/@ es ( feminista, marxista, budista...)retorcido/@ como su nombre, para mi es lo mismo que no decir nada. Supongo que cualquiera de nuestros nombres pueden resultar 'retorcidos' para gente de otras culturas. Resumiendo, que yo tampoco lo entiendo.

emmagunst dijo...

Hola Elena, me parece excelente esta autora, me identifico, me gusta. Permitime (copiar y pegar) difundirla en mi espacio por favor, me enacntó! Tu blog no tiene desperdicio Mujer!!!