/ El establo de Pegaso: AGRI DAGI

domingo, 20 de enero de 2013

AGRI DAGI


Para asegurar la descendencia de mi sombra

Con todo lo que sé y lo que ignoro
puedo construir un arca y flotar sobre las aguas.
Me encerraré con todas las bestias de mi alma,
macho y hembra,
para asegurar por siempre a mi sombra que tenga descendencia.
Las mambas negras reptarán sigilosas hasta el monte Ararat
cuando la tierra emerja,
y el halcón peregrino anunciará con su vuelo el final de las lluvias
trayéndome en el pico la paloma,
como un ramo de olivo.
Las bestias híbridas otearan.
La cabra con corazón de cumbre agitará sus aletas traseras de sirena,
los escorpiones alados custodiarán la madera
y la vaca con garras de leopardo sostendrá el menguante lunar.
No habrá tregua para la semilla,
que anhelará poner en tierra firme su camada.
No habrá tregua para la nave
hasta que la montaña abra sus laderas
y me acoja con los seres que soy.

Con todo lo que sé sobre el diluvio
es justo que marque el descenso de las aguas
con todo lo que ignoro.

La medida es la voz clamando hacia la cumbre,
atrás queda el pie, el palmo y la brazada,
todo lo que midió la tierra a ras de hombre.
Las aguas instaurarán a mis bestias
en el sistema métrico sinódico
marcado luna a luna,
al abrigo del arca.


Elena Soto

2 comentarios:

mariamg dijo...

Mi osa-día
Yo en extinción, como cabra y deslizarme monte a través con las aletas traseras de sirena sumergirme hacia un mar rodeado de playas, al abrirse su ladera cuando tú sombra se multiplique.
Una tregua para todos si marcas el descenso.
Gracias por tan estupenda composición de frases y palabras.

Establo Pegaso dijo...

Mariamg, somos varias las bestias -desde el abismo del océano a las cumbres del Ararat-. Gracias por los comentarios. Un abrazo.